Django desencadenado (Quentin Tarantino, 2012)


TÍTULO ORIGINAL     Django Unchained
AÑO     2012
DURACIÓN    165 min.
PAÍS    Estados Unidos
DIRECTOR     Quentin Tarantino
GUIÓN     Quentin Tarantino
MÚSICA     Varios
FOTOGRAFÍA     Robert Richardson
REPARTO     Jamie Foxx, Christoph Waltz, Leonardo DiCaprio, Kerry Washington, Samuel L. Jackson, Don Johnson, Walton Goggins, James Remar, Dennis Christopher, Michael Parks, Bruce Dern, Franco Nero, Jonah Hill, Tom Savini, M.C. Gainey, RZA, Todd Allen, James Russo, Tom Wopat, Misty Upham, Gerald McRaney, Cooper Huckabee, Laura Cayouette
PRODUCTORA     Sony Pictures / The Weinstein Company
WEB OFICIAL     http://unchainedmovie.com/
PREMIOS     2012: Oscars: 5 nominaciones, incluyendo mejor película, guión y actor sec. (Waltz)
2012: Globos de Oro: Mejor guión y actor secundario (Waltz). 5 nominaciones
2012: Critics Choice Awards: Mejor guión original. Nominada a mejor película
2012: Premios BAFTA: 5 nominaciones, incluyendo mejor director
2012: National Board of Review (NBR): 10 mejores films y mejor actor sec. (Dicaprio)
2012: Asociación de Críticos de Los Angeles: 2º puesto para mejor actor sec. (Waltz)
2012: American Film Institute: Top 10 – Mejores películas del año
GÉNERO     Western. Acción. Drama | Drama sureño. Esclavitud. Racismo
SINOPSIS     Dos años antes de estallar la Guerra Civil Americana (1861-1865), King Schultz (Christoph Waltz), un cazador de fugitivos alemán que le sigue la pista a unos asesinos, le promete al esclavo negro Django (Jamie Foxx) dejarlo en libertad si le ayuda a atraparlos. Terminado con éxito el trabajo, Django prefiere seguir al lado del alemán y ayudarle a capturar a los delincuentes más buscados del Sur. Se convierte así en un experto cazador de recompensas, pero su único objetivo es rescatar a su esposa Broomhilda (Kerry Washington), a la que perdió por culpa del tráfico de esclavos. La búsqueda llevará a Django y a Schultz hasta Calvin Candie (Leonardo DiCaprio), el malvado propietario de la plantación “Candyland”.

Si David Lynch es Dios, Quentin Tarantino es el puto amo, el gracioso de la clase, el guapo que se las lleva todas, el masca con todas las de la ley. Sus películas pueden ser mejores o peores, pero nunca, nunca, va a permitir que te levantes de la silla antes de los títulos de créditos finales. Porque él lo vale, porque es el chulo del barrio. ¡Qué coño! Porque sabe perfectamente lo que la gente quiere de él, y lo hace. Y aquí repite.

Alguno se preguntará si Django desencadenado (pronúnciese Yango) es buena. Digamos que sí, pero que tiene problemas, que algunas cosas son geniales tanto cómicas (esa partida de sureños del Ku Klux Klan) como dramáticas (los perros y D’Artagnan), pero que ni de coña del nivel de Kill Bill, Reservoir Dogs o Pulp Fiction. Similar a Malditos bastardos, podría decirse. De hecho, para mí, son muy similares incluso en la historia, aunque Django mucho más roja, de hemoglobina y de ideología. Es una película en la que la diversión está asegurada pero tiene sus defectos, por supuesto.

Hay dos cosas que me han chirriado sobremanera: la primera, Jamie Foxx. No sé si la intención del loco de Tennesse era darle esa caracterización o es que el muchacho no sabe gesticular, pero mantener la misma cara durante una película de casi tres horas es para darle un premio, de verdad, qué cansino. La segunda, la escena del final. ¿Era necesaria esa chorrada al Will Smith style? Tampoco me convence la parte final de la historia, la última media hora la veo forzada, metida con calzador, absolutamente innecesaria. La película podría pasar sin ella perfectamente y no se resentiría para nada. Es más, creo que incluso tendría más fuerza. Pero aquí el que sabe es Quentin no yo. Por otra parte, la historia me recuerda demasiado a la de Malditos bastardos, no me preguntéis por qué pero es lo que me parece.

SPOILER

Respecto a lo que me ha gustado, todo lo demás: absolutamente brutal Cristoph Watlz. Yo no sé este hombre que hacía escondido en Alemania ni cómo nadie le descubrió antes, pero esa característica actuación, entre socarrona, cómica e irónica, es sublime. Sólo le alcanzan dos actores en la película: un Leonardo DiCaprio que cada día es mejor actor y menos el niñato de Titanic (James Cameron, 1997)  (absolutamente magistral su papel de dominador dominado); y qué decir de Samuel L. Jackson, escondido tras la piel de cordero se encuentra el peor de los humanos, el de más baja ralea, el más ruin con sus semejantes, el esclavo esclavizador. Un diez para los tres. Lo mejor sin ninguna duda. La lucha de este trío ante la cámara es de las que crean escuela.

FIN SPOILER

A lo largo de la película son constantes las referencias a viejas películas del oeste (tanto yanquis como spaghettis), desde los títulos de crédito y tema iniciales a la referencia a los mandingos, pasando por El nacimiento de una nación (The Birth of a Nation, D.W. Griffith, 1915). Es lo que tiene ser un cinéfilo empedernido, que tus películas tienen guiños a todo lo que ya existe. Quentin se permitió el lujo de contar con Franco Nero (el protagonista de la Django original (Sergio Corbucci, 1966)) para explicarnos como se deletrea y se pronuncia el nombre del protagonista.

Hay escenas duras y escenas cómicas. Yo destacaría tres, la primera ya la mencioné antes: la escena en la que Don Johnson dirige una partida de seguidores de Ku Klux Klan con sus capuchas hechas a mano; la segunda es el tour de force entre DiCaprio y Foxx tras la huída de un esclavo llamado D’Artagnan; y la tercera es cuando descubrimos quién está realmente al mando de la plantación. Memorables las tres.

A nivel técnico, buena fotografía, sin estridencias, pero cumple a la perfección. Los efectos especiales, exagerados, como en cualquier film de Tarantino, sobre todo la sangre. La música, en la línea de las creaciones de Quentin, siempre bien elegida y mejor aplicada, aunque me ha resultado extraño escuchar un par de raps enmarcando escenas que hacían referencia, principalmente, a los negros. Por lo demás, buenos temas recuperados, buenos guiños a los spaghetti westerns y alguna sorpresa.

3 Respuestas a “Django desencadenado (Quentin Tarantino, 2012)

  1. Muy buena crítica. Yo la verdad que me esperaba mucho más de ella, y a mi “Malditos Bastardos” me encantó y esta no llega. Alterna partes muy divertidas con trozos que son un petardo. Muy del estilo de tarantino pero flojilla.

  2. Totalmente de acuerdo con la crítica. La última media hora sobra: un final alternativo que incluiría las masacres ya pueriles de Tarantino sería estrechar la mano de M. Candy y ver cómo escapan vivos de su hacienda los tres. Acabar con todo el mundo y luego decirse adiós.

    Al ver las primeras películas de Woody Allen me sorprendí de la cantidad de payasadas que hacía en aras de la diversión del espectador, hasta que llega Annie Hall y deja todo el peso del humor en el argumento, no en los gags. Me encantaría que Tarantino tuviera una evolución similar: que la violencia desproporcionada de sus películas se quedase en el pasado para dar paso a sus excelentes historias.

    En una cosa discrepo con la crítica: me aventuro a decir que el aire a Inglourious Basterds se lo da la actuación de Christoph Waltz, bastaría remplazar su uniforme en la primera parte para ver las coincidencias. Igual, todo un placer su actuación. Por él he visto como seis veces IB, pero no creo que vaya a repetir Django.

    Saludos!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s