El amigo Bruno Nievas


Uno de los integrantes de la llamada Generación Kindle es el amigo Bruno Nievas. Pediatra de profesión, novelista por afición, friki total y compañero en Twitter, está a pocos días (horas casi) de sacar al mercado su segunda novela Holocausto en Manhattan (8 de mayo, Ediciones B). Es una alegría para él y, confieso, para mí. Es probable que más de uno se pregunte el porqué de que me sienta contento del triunfo de alguien al que no conozco en persona y que no me reporta nada. Bueno, es algo complejo de explicar, pero básicamente me alegro porque yo formo parte de su éxito.

Bruno escribió su primera novela, Realidad aumentada (Ediciones B, anteriormente en Ediciones Hermida, la que yo tengo en papel). Tras pasearla, y ser rechazada, por varias editoriales, el amigo Bruno decidió subirla a un sitio web en 2011, promocionarla por redes sociales y que así los internautas pudiesen bajarla completamente gratis. Total, de perdidos al río y , al menos, la gente podría leerla y comentar con el autor lo que le parecía la obra. Y ahí entro yo, junto a más de 42.000 personas que decidieron darle una oportunidad al libro. No entro a valorar la calidad de la novela, pero sí diré que, sin ser una obra maestra, he leído cosas bastante peores de autores con mucho más bombo en este mundillo de la literatura. Y a lo largo de estos dos años he visto el paso del gratis por Internet al pago por papel, la edición de bolsillo y al precio bajo en ebook (actualmente 1,89 en Amazon). Y, como Bruno considera adecuado, su próxima novela estará en papel y ebook a la vez. Éste último a un precio de salida de 2,99 euros sin DRM. Allí estaremos esperando 😉 .

Señores, ¿tanto cuesta entenderlo?

Blog de Bruno Nievas: http://brunonievas.wordpress.com/

TPB – Dos tumbas (Pendergast #12), de Douglas Preston y Lincoln Child


SINOPSIS:

Después de presenciar el rapto de su mujer en Central Park, el agente especial del FBI Aloysius Pendergast persigue desesperadamente a los secuestradores por el país hasta llegar a México. Sin embargo, todo sale trágicamente mal: los malhechores logran escapar, y Pendergast, destrozado, regresa a su apartamento en Nueva York para aislarse del mundo.

Mientras tanto, en los hoteles de Manhattan se está cometiendo una serie de extraños asesinatos. En cada caso, las cámaras de seguridad captan imágenes claras de un joven pelirrojo, atlético, elegante y bien parecido que se mueve sin prisas por los pasillos de los distintos hoteles. Deja sus huellas, pelos y fibras en el escenario del crimen, pero siempre elude a la policía. Cuando el teniente Vincent D’Agosta acude a Pendergast, el agente no demuestra ningún interés por los hechos hasta que se fija en el modus operandi del asesino: escribe un mensaje en cada cadáver, y estos mensajes se dirigen solamente a él.

TPB: Dos tumbas – Douglas Preston y Lincoln Child (r1.0)

Décimo segunda novela del extraño agente del FBI, Aloysius X. L. Pendergast. No la he leído aún pero, cuando acabe Festín de cuervos, será lo próximo a leer. Esperemos que mejore las últimas aventuras del agente porque se alejaban bastante de la calidad de los primeros libros.

Cazar al Capricornio, de Fernando Castillo


SINOPSIS:

Carrero Blanco es asesinado por una banda terrorista a la que apenas se le suponía capacidad, pero también es eliminado quien podría explicar el éxito de la operación. Tras la llegada de la democracia, Calvo Sotelo es despertado en plena noche con la noticia de que se ha obtenido algo que le pone en peligro y para lo que inmediatamente ordena que se guarde en secreto. En 2005 el edificio Winsord arde por los cuatro costados y tras el fuego se descubre que ha sido robada la caja fuerte de una empresa relacionada con el ministerio de defensa, por lo que se da una voz de alarma que resuena en las más altas esferas del país.
El CNI encarga a uno de sus agentes de contrainteligencia, Antonio Alba, que busque a los ladrones y recupere lo robado, los datos de fabricación del extinto proyecto Capricornio, pero le han mentido.
Paralelamente, los servicios de inteligencia de Estados Unidos y Gran Bretaña se alarman porque no sabían de la existencia de nada importante en el Windsord, por lo que inician también la caza de lo desaparecido.
En otra parte de la ciudad, el ladrón, un antiguo miembro del kosovar UÇK, tiene curiosidad por lo que le ha encargado robar el gobierno libio y cuando echa un vistazo al botín se lleva una gran sorpresa. Decide subir el precio, lo que acaba en una reyerta con los libios, por lo que ofrece la carga al mejor postor.
El CNI recibe la noticia, vía mercado negro de Amsterdam, de que alguien ha ofertado en España documentación para construir una bomba nuclear y plutonio suficiente para hacerlo. Antonio Alba se da cuenta de que es eso lo que de verdad está buscando y que está compitiendo en una carrera con servicios secretos de todo el mundo por conseguirlo.

Se trata de una entretenida novela de espionaje “a la española” en la que se nos narra una serie de hechos de nuestra historia reciente, enlazándolos entre sí para crear una historia de espionaje internacional. El libro consigue enganchar bastante, no es largo y crea un buen ambiente intentando que todas sus partes queden perfectamente cerradas. Recomendable.

Amazon: Cazar al Capricornio

Blog de la novela: http://cazaralcapricornio.blogspot.com.es/

Tiene una novela que la continúa: La otra cara de Jano.

Hoy ha muerto el tío Jess


Sí, ha muerto el bueno de Jesús Franco (el tío Jess para sus fans incondicionales), y junto a él también han fenecido toda una enorme lista de seudónimos bajo los se escondía este infatigable autor de serie B. Desde las meras variaciones de su nombre (Jess Franco, James Franco, Jess Frank,…), hasta rimbombantes nombres anglosajones (Robert Griffin, John O´Hara, Frank Hollman, David Khune,…), pasando por un negrito primo de algún personaje de la caterva de Les Luthiers (Yogurtu Ungue), y sin faltar las glamurosas féminas (Rosa María Almirall, Lulú Laverne,…).

El cine español jamás le tomó en serio, ni a él ni al otro genio de la serie B española (aunque mucho menos prolífico como director): Paul Naschy (Jacinto Molina). Reconocimiento que sí tuvo más allá de nuestras fronteras, como el homenaje que se le tributó en un festival de cine de Nueva Jersey en 1996 y donde recibió un premio de manos del mismísimo Roger Corman (el gran prolífico del otro lado del charco, aunque no tiene nada que hacer con el tío Jess).

Director, actor, montador, guionista, productor, compositor,… Todo lo hacía él, con cuatro pesetas y mucho amor por el cine, porque si no es imposible entender que llegase a estrenar las más de 200 películas que dirigió (con su nombre real o con seudónimo) entre 1957 y 2012, año de estreno de su última producción. Y pudo presumir de trabajar con gente de la talla de Luis García Berlanga, Orson Welles, Christopher Lee o Klaus Kinski. Casi ná.

El cine español ha tenido, y tiene, grandes maestros que han hecho grande nuestro cine: Luis García Berlanga, Juan Antonio Bardem, Luis Buñuel, Fernando Fernán Gómez, Víctor Érice, Pedro Almodovar,… Va siendo hora de ir reclamando un sitio para todos esos otros que, sin tener la calidad o las oportunidades de los anteriores, han conseguido que muchos amemos esto del Séptimo Arte. Reivindiquemos a Jess Franco o a Paul Naschy, igual que también deberíamos agradecer a Corin Tellado, Marcial Lafuente Estefanía o José Mallorquí lo que lograron hacer por la literatura de este país.

D. E. P.

Entrevista de 2009, realmente recomendable: http://www.paisajeselectricos.com/2009/04/05/jess-franco/