Revolcándonos en la mierda


Nunca quise escribir esto porque es algo en lo que no creí nunca. Nunca he creído en salvadores, héroes, ni filántropos amantes del fútbol, del baloncesto, o de cualquier otro deporte. Y no creo en ellos porque las hostias de los últimos 22 años, desde que el Valencia C.F.  se convirtió en una S.A.D., han sido continuadas y de fuerza creciente. Todo aquel que ha pasado por la junta directiva (o cargos satélites) sólo ha buscado una cosa: el beneficio propio. Salvadores hemos tenido muchos, que hayan puesto la pasta en el VCF: ninguno. Todos los que han llegado como adalides de la salvación (o la democratización, elijan ustedes) sólo han querido una cosa: exprimir al máximo la naranja y explotar las posibilidades de negocio propio que les ofrecía el puesto. Ni uno solo se ha interesado por conseguir que el club fuese una maquinaria mínimamente perfecta.

Tal vez, lo más parecido a esa figura salvadora haya sido Amadeo Salvo, pero aún así creo que ni por asomo es El caballero blanco que a muchos les gustaría que fuera. Y no, no me gusta Peter Lim (y mucho menos el de Águilas, pero esa es otra historia) aunque sepa que probablemente sea la única opción real y seria de todo este proceso. Pero no es que no me guste él por ninguna razón en especial, es que no me gusta el mero hecho de este proceso de venta  en sí. No me gustan los acaparadores, como no me gustó desde el principio esa trampa de la ampliación de capital/Fundación que se sacaron de la manga Los Grandes Gestores para conseguir que les impusieran a ellos en el cargo. Y probablemente no me haya gustado todo esto desde el momento en que se creó la SAD hace 22 años y que ya nació podrida desde sus raíces. 22 años de chanchullos, de favoritismos, de mentiras y de continuas luchas de poder sin mayor fin que el beneficio propio a costa de la ilusión de los valencianistas. Esos mismos valencianistas a los que nos han tomado el pelo de forma constante y que de una vez por todas deberíamos gritar: ¡BASTA YA!

Desde el minuto 1 dije, en algunas redes sociales,  que esto no podía acabar bien. Y estoy convencido de que no va a hacerlo. Hay demasiado hijo de puta mamando de una teta casi seca y no quieren soltarla ni aunque la maten a cuchilladas. Demasiado cabrón más interesado en que no sea otro el que saque las vergüenzas de 22 años de expolio que en haber intentado que la gallina diese huevos, aunque no fuesen de oro. Demasiado malnacido al que sus miserias sólo le permiten seguir revolcándose en su mierda.

No sé cómo acabará esto pero, igual, lo que más nos interesa es consumar el acto que nos lleve a borrar 22 años de robos, extorsiones y estafas. No es comida de gusto pero, probablemente, sea la mejor solución

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s