Diguem no – Raimon


Ara que som junts
diré el que tu i jo sabem
i que sovint oblidem:

Hem vist la por
ser llei per a tots.
Hem vist la sang
-que sols fa sang-
ser llei del món.

No,
jo dic no,
diguem no.
Nosaltres no som d’eixe món.

Hem vist la fam
ser pa
dels treballadors.

Hem vist tancats
a la presó
homes plens de raó.

No,
jo dic no,
diguem no.
Nosaltres no som d’eixe món.

No,
diguem no.
Nosaltres no som d’eixe món

Jo vinc d’un silenci


Muchos años, demasiados años, sin señas de identidad, exportando nuestros símbolos para convertirlos en parias de “lo nuestro”, haciendo de nuestra riqueza la mayor de nuestras pobrezas. Miedos, por no llamarlo desprecio, a lo distinto, al que piensa diferente. Demasiados años mirándonos el ombligo sin mirar a los ojos al compañero, al extraño, al “otro”. Demasiado tiempo sin una línea de horizonte que nos marque el camino para ser libres, para vivir.

Jo vinc d’un silenci (1975)
(Raimon)

Jo vinc d’un silenci
antic i molt llarg
de gent que va alçant-se
des del fons dels segles
de gent que anomenen
classes subalternes,
jo vinc d’un silenci
antic i molt llarg.

Jo vinc de les places
i dels carrers plens
de xiquets que juguen
i de vells que esperen,
mentre homes i dones
estan treballant
als petits tallers,
a casa o al camp.

Jo vinc d’un silenci
que no és resignat,
d’on comença l’horta
i acaba el secà,
d’esforç i blasfèmia
perquè tot va mal:
qui perd els orígens
perd identitat.

Jo vinc d’un silenci
antic i molt llarg,
de gent sense místics
ni grans capitans,
que viuen i moren
en l’anonimat,
que en frases solemnes
no han cregut mai.

Jo vinc d’una lluita
que és sorda i constant,
jo vinc d’un silenci
que romprà la gent
que ara vol ser lliure
i estima la vida,
que exigeix les coses
que li han negat.

Jo vinc d’un silenci
antic i molt llarg,
jo vinc d’un silenci
que no és resignat,
jo vinc d’un silenci
que la gent romprà,
jo vinc d’una lluita
que és sorda i constant.

Sobre gustos musicales


En muchas ocasiones alguien me pregunta por qué no escucho música normal, a lo que suelo responder con otra pregunta: ¿Qué es música normal?. Todos suelen responderme lo mismo: U2, Madonna, Coldplay,… Normalmente me da la risa y me sale la vena borde y termino contestando que me dan arcadas 😀

Realmente escucho música de todo tipo, no tengo fijación por escuchar un estilo musical de forma compulsiva y no me considero  un ultra de ningún grupo o artista. Escucho música clásica, flamenco, me encanta Gardel, adoro a Leonard Cohen, sigo flipando con Bowie, The Clash o los Rolling Stones (nunca fui muy de los Beatles),  a veces oigo música celta, japonesa, me gusta el rock’n’roll, adoro el heavy y hard metal, en ocasiones escucho rap, reagge, últimamente me hice asiduo al gothic, y soy un fanático acérrimo del folk-metal, industrial,… y, cuando me da la vena, me pongo Camilo Sesto. Sólo hay dos tipos de música que no suelo oír nunca: la salsa y el pop pastelero. Podríamos decir que soy ecléctico y me gusta de todo.

Sí es cierto que en los últimos años me he alejado bastante de lo que llamaríamos mainstream y me he ido a grupos y músicas minoritarias que me atraen mucho más, y que han conseguido que no eche de menos a los grandes artistas y sus discos de relleno. Me explico, de algunos artistas tengo todos o casi todos sus lanzamientos, sin embargo sólo suelo oír sus discos viejos. Los nuevos me parecen una tomadura de pelo y una falta de respeto hacia los fans, esos capaces de hacer cola en una tienda para ser los primeros en comprar el nuevo CD (entre los que me incluía). Voy a poner algunos ejemplos, aunque sé que alguno se va a mosquear bastante conmigo :P.

BRUCE SPRINGSTEEN: Tengo casi todos sus discos, incluso alguno comprado en Nueva York en mi viaje de bodas (tuve a mi mujer metida en el Virgin de Times Square una noche hasta las doce porque era la hora en que se ponía a la venta el Devils and Dust). He oído sus discos miles de veces… Pero, tras el We shall overcome, todo lo que ha sacado posteriormente me resultan anodino, sin la fuerza de antaño (salvo una o dos canciones) y muy alejados de la calidad de discos anteriores. Sé que habrá gente que estos discos le gustarán, y sería lo lógico, pero a mí no me dicen absolutamente nada. Y aquí entra el casi que puse al principio de este párrafo: el High Hopes lo ecuché en Spotify (pedazo de invento) antes de comprarlo… Y al final no lo compré, me niego a semejante aberración.

U2: Con el grupo irlandés se da esa paradoja en la que un fan acérrimo se convierte en en su más encorajinado opositor. U2 era una de las bandas punteras del Post-punk de los 70-80. Eran los ídolos de un montón de adolescentes (y no tanto) que hacían de sus canciones auténticas banderas reivindicativas. Eran puro rock. Hasta que sacaron aquella cosa rara llamada Achtung baby, a Bono le dio por ir de diva de no se sabe muy bien qué, a The Edge lo adornaron con armonías de cochecitos de choque, y el mundo se amariconó a su alrededor (que nadie se lo tome como ofensa, es una simple frase hecha). Lo de después fue pura broma pesada. Y así hasta hoy.

JOAQUÍN SABINA: Si hay un artista español al que admiro ese es el poeta de Úbeda. Empecé a oirlo a partir de sus actuaciones en aquel grandioso  programa de Fernando García Tola: Si yo fuera presidente. Yo tendría 13 o 14 años, tenía un gusto musical del que hoy día podría avergonzarme, y sin embargo aquel fulano me enganchó cosa mala. Ya en el instituto, algunos de mis amigos también eran fans de Joaquín y, entre todos, conseguimos hacernos con toda su discografía intercambiando cintas de cassette. Y así hasta hoy. Bueno, hasta hoy no, más bien hasta 19 días y 500 noches. No creo que lo que vino después no es en absoluto malo (el nivel de 19 días es difícil de volver a conseguir), pero  ciertas canciones me parecen insufribles, sobre todo porque a mí de Serrat me gustan cuatro canciones. Y para oír a Serrat, pues oigo a Serrat.

Podría repartir más leña, mucha más, pero tampoco es cuestión de buscarme más enemigos de los estrictamente necesarios. Como dije antes, suelo revisitarlos de vez en cuando, aunque mi iPod últimamente sólo está lleno de música y grupos raros, de esos que no conoce ni dios: Aspencat, Zoo, In Extremo, Lacrimosa, Sopor Aeternus, Doctor Deseo, 9 lágrimas, Handsome Family (los de la cabecera de True Detective), Trastorna2 (con estos tengo una historia curiosa que contar) y un largo listado de grupos que no deben conocer ni en su casa pero que creo que son los que realmente mantienen las raíces de lo que es la música real, y no lo que sale del cubo de prefabricados en que se han convertido las grandes discográficas.

Larga vida al rock’n’roll… y al resto de estilos 😉

Doble ración de música: Aspencat y 9 lágrimas


Bueno, hoy hablemos de dos grupos de música bastante desconocidos dentro del ambito nacional. Además son grupos con estilos musicales muy diferentes y a los que sigo desde hace poco tiempo.

ASPENCAT

Essència

Son un grupo de la zona norte de la provincia de Alicante (La Marina Alta). Llevan unos diez año en activo cantando en valenciano principalmente, aunque sus letras llegan a incluir también otros idiomas como el castellano o el francés. Es un grupo numeroso (creo que son diez componentes en total) y han conseguido abrirse un hueco dentro de la música que suena tanto en la Comunitat Valenciana como en Catalunya, donde han logrado numerosos premios y nominaciones.

Su estilo se mueve entre el ska, reagge y la música electrónica, con algo de rap y utilizando instrumentos, en ocasiones, muy alejados de estos ritmos como son trompetas o acordeones. Sus letras tienen un alto poder reivindicativo, político y social, donde llegan a realizar, incluso, ataques personales a distintos personajes de la vida pública.

Han grabado cuatro discos de estudio, siendo, a mi parecer, el último de ellos (Essència) una obra que les hace ascender muchos peldaños entre los grupos emergentes actuales. Todos sus discos son descargables de su página web de forma gratuita: http://aspencat.org/

https://www.youtube.com/watch?v=QHxXRRaN2dc

9 lágrimas

9 lágrimas

Estos 5 músicos forman una banda de rock alternativo, con una gran querencia al hard rock pero de una forma que integra buenas melodía. Cuenta con una voz y unas guitarras que suenan realmente potentes. Son zaragozanos, con lo que las comparaciones supongo que estarán a la orden del día, y han ganado el concurso Pop y Rock 2011, siendo finalistas al año siguiente.

Su música me recuerda a bastante  a la de Nickelback o Sober. A los primeros en algunas de sus guitarras y a los segundos en sus melodías y voz. No es que sean como ellos, para nada, son simples referencias que se me ocurren al oírlos, y hay que tener en cuenta que llevo muy poquito oyéndolos como para tener un concepto mucho mayor. Incluso podría añadir que tienen cierto parecido también con aquella vieja joya que eran El fantástico hombre bala de mediados de los 90 (el regreso no me ha convencido, de momento). Si podéis imaginar una mezcla de los tres creo que podríais haceros una buena idea de cómo suenan 9 lágrimas.

Podéis descargar sus discos en su página web: http://9lagrimas.com (maqueta inicial, primer disco “Eterna” y una maqueta en acústico), excepto su segundo disco “Tempus fugit“, que sí que podéis oír por Spotify.

https://www.youtube.com/watch?v=0jnY2-q2wL4

A place with no name – Vinila von Bismark


Si hay una artista que cualquier gilipollez que haga me vuelve loco esa es Vinila von Bismark. Una artista que le pega a todos los palos: es DJ, artista de variedades y burlesque, pin-up, cantante,… y cuarenta mil cosas más… Y encima está buena, pa’ qué lo vamos a negar. Malagueña de nombre sencillo (Irene López Mañas) y con nombre de guerra que inevitablemente  recuerda a la bisnieta del canciller alemán.

Tras sus pasos por Krakovia (Road Movie, 2008) y The Lucky Dados (The secret carnival, 2010), ha sacado a la venta su primer disco en solitario: A place with no name. Si con Krakovia nos movíamos por los límites del  pscicobilly y con The Lucky dados por el rockabilly/ska, en este nuevo disco la verdad es que el sonido es algo mucho más íntimo, como un susurro al oído, muy muy erótico… Me recuerda mucho a ciertas escenas y canciones de las películas de David Lynch o del cine de los 50/60. Y no, no comparo, es un simple intento de asociarlo a algo conocido. No sé si me explico, pero lo cierto es que el disco me tiene bastante atrapado estos días… 🙂

La portada no me gusta demasiado, pero aquí está, junto con los dos primeros vídeos que han salido:

 

 

Els amants – Vicent Andrés i Estellés (Llibre de meravelles)


“NO hi havia a València dos amants com nosaltres.
Feroçment ens amàvem del matí a la nit.
Tot ho recorde mentre vas estenent la roba.
Han passat anys, molts anys; han passat moltes coses.
De sobte encara em pren aquell vent o l’amor
i rodolem per terra entre abraços i besos.
No comprenem l’amor com un costum amable
com un costum pacífic de compliment i teles
(i que ens perdone el cast senyor López-Picó).
Es desperta, de sobte, com un vell huracà,
i ens tomba en terra els dos, ens ajunta, ens empeny.
Jo desitjava, a voltes, un amor educat
i en marxa el tocadiscos, negligentment besant-te,
ara un muscle i després el peçó d’una orella.
El nostre amor és un amor brusc i salvatge,
i tenim l’enyorança amarga de la terra,
d’anar a rebolcons entre besos i arraps.
Que voleu que hi faça! Elemental, ja ho sé.
Ignorem el Petrarca i ignorem moltes coses.
Les Estances de Riba i les Rimas de Bécquer.
Després, tombats en terra de qualsevol manera,
comprenem que som bàrbars, i que això no deu ser,
que no estem en l’edat, i tot això i allò.

No hi havia a València dos amants com nosaltres,
car d’amants com nosaltres en són parits ben pocs.”

Quan caminàvem – Aspencat (Essència)


Quan caminàvem per la desobediència
Quan tu i jo teníem somnis rebels
Quan sobreviure forma part de l’essència
A la meua terra hi ha una pluja d’estels

Quan caminàvem pels carrers de València
Quan tu i jo teníem somnis rebels
I amb poemes d’amor bastíem la resistència.

Per camins d’horta sembrada avancem
Enyorem un temps que no s’ha viscut encara
Un passat de lluita accelerada
Assaig d’una esperança que camina fermament
I transforma aquest present

El Cabanyal que resisteix
Hui no tinc cap dubte, hui t’estime encara més
Hui vull fer l’amor de matinada
Hui voldria ser un gran deixeble d’Estellés
Veig murals a les parets

Saps que no vull glòria ni riqueses
No vull cartes de promeses enfonsades en el mar
Que no vull palaus ni vull princeses
No vull plors, ni vull tristeses, comencem a caminar

Quan caminàvem per la desobediència
Quan tu i jo teníem somnis rebels
Quan sobreviure forma part de l’essència
A la meua terra hi ha una pluja d’estels

Quan caminàvem pels carrers de València
Quan tu i jo teníem somnis rebels
I amb poemes d’amor bastíem la resistència.

Fins un nou combat.

Quan l’Albufera ens sostenia
Una vela llatina navegava contra el vent
Amb la memòria empresonada
Els punys i les corbelles sobre sendes de paper
Creix la flor del taronger

Davant les torres de Serrans
El nostre amor serà la clau que obri tots els panys
Dels portals d’una València
On sona la freqüència del cor de Benimaclet
Amb Tereses i Bassets

Saps que no vull glòria ni riqueses
No vull cartes de promeses enfonsades en el mar
Que no vull palaus ni vull princeses
No vull plors, ni vull tristeses, comencem a caminar

Quan caminàvem per la desobediència
Quan tu i jo teníem somnis rebels
Quan sobreviure forma part de l’essència
A la meua terra hi ha una pluja d’estels

Quan caminàvem pels carrers de València
Quan tu i jo teníem somnis rebels
I amb poemes d’amor bastíem la resistència.

Fins un nou combat.

Es difícil oblidar, les façanes d’aquell temps
I els amants que s’estimaven quan la por era el segell
I El futur d’aquells infants que miraven als estels
Il·lusions d’un gran present!

Tu i jo som rebels del temps i la distància
Alumnes de l’amor, amants de la insolència
Poetes d’esta nit, pintors del nostre llit
Les coses imposibles d’explicar d’aquesta ciència

Tu i jo som satèl·lits sense rumb en la galàxia,
d’amors impossibles som la paradoxa,
som pretèrits imperfets de la nostra història,
som aquell record inoblidable en la memòria

Quan caminàvem per la desobediència
Quan tu i jo teníem somnis rebels
Quan sobreviure forma part de l’essència
A la meua terra hi ha una pluja d’estels

Quan caminàvem pels carrers de València
Quan tu i jo teníem somnis rebels
I amb poemes d’amor bastíem la resistència.

Fins un nou combat.

Quan caminàvem per la desobediència
Quan tu i jo teníem somnis rebels
Quan sobreviure forma part de l’essència
A la meua terra hi ha una pluja d’estels

Quan caminàvem pels carrers de València
Quan tu i jo teníem somnis rebels
I amb poemes d’amor bastíem la resistència.

True Detective / El rey de amarillo – Robert W. Chambers


Hace unos días engullí (directamente así) una serie de las que crean escuela: True detective. Teniendo en cuenta que es una producción HBO creo que necesita decirse poco más. Si alguno no la habéis visto aún, entonces ya estáis tardando en conseguirla como sea. Es puro cine policial dentro de esa cosa llamada caja tonta.

La trama gira alrededor de una serie de asesinatos “rituales” en una región pantanosa de Louisiana, EE.UU. La investigación es asignada a dos policías con pocas características en común: uno es el típico policía de pueblo, con pocas luces (aparentemente) y con tendencia a ponerle los cuernos a la mujer de forma constante y autojustificada; el otro es un policía conflictivo, con problemas arrastrados desde la muerte de su pequeña hija, con tendencia a meterse en tareas prácticamente suicidas, con creencias nihilistas y una mente bastante privilegiada… ah, y un cuaderno contable donde hace anotaciones de sus casos. Dos extremos, dos polos opuestos que se atraen a pesar de las diferencias.

Toda la trama se mueve en un período extenso de tiempo, aunque la narración va entremezclando temporalidades: presente y pasado discurren de la mano mostrándonos el proceso de investigación, las conclusiones a las que van llegando y como el caso se mete en sus vidas hasta, poco a poco, hacerles caer a ellos también.

En sí, el argumento no es excesivamente novedoso ya que hablamos de lo que parece ser un asesino en serie y las implicaciones que conlleva a su alrededor, aunque creo que realmente lo que se nos pretende contar es la historia de los dos policías y su redención final. Por hacer un símil, me recuerda mucho al desarrollo personal que podemos ver en Seven (David Fincher, 1995).

De los actores, sólo con ver el primer capítulo la cosa deja a la vista dos cosas destacables: Matthew McConaughey se ha hecho actor, pero actor de los grandes; y la esperanza de que Woody Harrelson no se nos vuelva a perder por el camino. El resto del elenco se encuentra a una gran altura también, pero es que los dos actores principales brillan y ensombrecen todo lo demás.

Las localizaciones y el desarrollo a lo largo de esa América profunda situada en una Louisiana post huracán Rita, con sus miserias, sus actos de fe y sus creencias religiosas, son simplemente conmovedores, te impregnan hasta hacerte sentir nauseas, hasta entender que ese territorio es otro personaje más (si no el principal) de esa gigantesca trama.

Repito, no dejéis de verla. Y, si podéis, no os perdáis su banda sonora. Simplemente magistral, y su tema principal insuperable: Far from any road, de The Handsome Family (versión reducida para la cabecera inicial)

(vídeo oficial post inclusión en la serie)

A lo largo de la serie hay una referencia constante a El rey de amarillo. Esta obra de Robert W. Chambers es uno de esos libros malditos, al estilo Necronomicon de Lovecraft, y que aparece de forma reiterada en muchos de sus relatos. Es un libro maldito, dividido en dos actos, cuya lectura completa  hace que el lector se introduzca en un mundo de locura y horror. Es constante también la referencia a Carcosa, una especie de ciudad primigenia, perdida, abandonada y olvidada, a la que Chambers hace también continuas referencias en sus obras pero que fue una idea original de Ambrose Bierce y su relato Un habitante de Carcosa.

Robert William Chambers (1865-1933) nació en Brooklyn, Nueva York. Asistió al Polytechnic Institute y después de su graduación estudió pintura en la Academia Julien exhibiendo sus obras en el Salón de París de 1896. A su regreso a Nueva York se convirtió —junto con Charles Dana Gibson— en uno de los más conocidos ilustradores de las revistas de la época. Inició su carrera literaria en 1894, con la publicación de In the Quarter, donde utilizó —como en algunos relatos de este volumen— material de su vida de bohemio en París. Sus obras más importantes en el campo de la fantasía son las siguientes: The King in Yellow (1895), The Maker of Moons (1896), The Mystery of Choice (1897), In Search of Unknown (1904) Police!!! (1915) y The Slayer of Souls (1920).
El fulminante éxito de su «Rey de Amarillo» le dio rápida fama y pudo dedicar todo su tiempo a escribir. Al morir había publicado más de setenta libros —la mayoría de ellos olvidados— de todo tipo: fantasía, biografías, temas históricos, deportivos, teatro y poesía.
El rey de amarillo, junto con el Necronomicon, de H. P. Lovecraft, es uno de los recursos literarios más felices de la literatura fantástica. Libro dentro de un libro, entra y sale de la narración provocando un efecto de distanciamiento que potencia su horror. Es notable la influencia que le produjo Ambrose Bierce, especialmente «Un habitante de Carcosa». La suya propia se deja sentir dentro del círculo de autores de «Los Mitos de Cthulhu». Incluimos aquí las cinco historias del «Rey de Amarillo» (los otros relatos del libro homónimo son escenas de la vida parisina, carentes por completo de interés): «El reparador de reputaciones» (un extraño relato de ciencia-ficción escrito en 1895 y ubicado en los años 20; una visión devastadora de un Estados Unidos que no existe), «La máscara», «En la Corte del Dragón», «El signo amarillo» y «La Demoiselle d’Ys». Completan el volumen «El hacedor de lunas», con una oscura proyección de «amenaza oriental», relato que anticipa las historias de aventuras de Sax Rohmer, tan populares en la década del ’20; «Una tarde placentera», un tema inusual en Chambers por su toque naturalista; «El mensajero», ubicado en esa campiña bretona que tan bien conocía y amaba; y «La Llave del Dolor», otra muestra de la influencia de Bierce, con su notable parecido —si bien sentimentalizado— con «El puente sobre el río del Búho».
Toda la obra de Chambers fue escrita para una generación que ya no existe y es probable que dentro de unas décadas sea completamente olvidado. Pero mientras exista un lector de ficción fantástica, el «Rey de Amarillo» vivirá para siempre.

http://www.epublibre.org/libro/detalle/4439

Entrada en La estirpe de Cthulhu: El rey de amarillo

Proyecto “Arena Auditorium in Memoriam”


Hola a todos.

Se que llevo un tiempo con el/los blogs parados, pero en estos momentos estoy en una especie de proceso de desintoxicación. No es que deje de leer, es más bien una parada y punto de reflexión sobre lo que quiero hacer respecto a EPL. Es un punto en que, sin influir nada en concreto, siento que no termino de sentirme identificado con el trayecto que está siguiendo la web. Las decisiones son por mayoría, pero eso no implica que yo, individualmente, esté de acuerdo con ellas. Y el bajón en estos momentos es grande.

Bueno, mientras intento aclarar del todo ese aspecto, he empezado con otra cosa que me atrae un montón. Veréis, mi época juvenil (ya hace años de eso) pasó básicamente entre cuatro paredes de color negro y bajo una gran cantidad de focos de colores parpadeantes. Una discoteca, un nombre: Arena Auditorium Valencia. Para mí, y muchos como yo, la mejor discoteca que hubo en la ciudad de Valencia con diferencia. He buscado durante bastante tiempo por Internet páginas referidas a ella. No sé si por negación o por ausencia, pero no he dado con ninguna. Esto, junto con mi deseo de crear algo nuevo, me ha llevado a plantearme el desarrollo de un pequeño sitio web referido a dicha discoteca. Básicamente, la idea es crea un pequeño recopilatorio, o set list, de los grupos y música que sonaban allí. No de los conciertos que en ella se hicieron (hay un grupo de facebook brutal que contiene gran información de ellos) si no un listado de las canciones que se pinchaban.

Mi memoria es corta, sobre todo cuando eres más seguidor de unos grupo que de otros, pero la intención es ampliar poco a poco lo que haya. De momento sólo hay un diseño de la página inicial, que os dejo aquí por si queréis echarle un vistazo.

http://rosmar71.co.nf/

PD: Si alguno tenéis alguna canción que recordéis de allí me mandáis un comentario, gracias 😉

Lo nuevo de: Extremoduro vs. Bunbury


Comencemos con aviso, por si hay susceptibles, Extremoduro es un grupo “nuevo” en mi repertorio de música. Cuando digo nuevo me refiero a que no los sigo desde hace muchos años, más bien al contrario. Nunca me gustó el rock/metal “sucio” que se hace en la piel de toro, pero hace unos años, intentando encontrar cosas nuevas/viejas dentro del repertorio patrio, me pregunté por qué cojones no les había dado otra oportunidad mucho tiempo antes. Entre todo lo revisitado, me quedé con Extremoduro por derecho propio. Había más cosas, por supuesto, pero no es el momento.

Respecto a Bunbury, sucede todo lo contrario. He seguido toda su carrera desde aquel primer EP de portada sicodélica de Héroes del Silencio hasta ahora. Con él, probablemente, tengo una mayor certeza de su música y de sus constantes cambios, al menos eso creo.

Para todos los públicos – Extremoduro

Para todos los públicos es un disco que continúa la línea trazada por los dos anteriores trabajos del grupo: La ley innata y Material defectuoso. Criticados por muchos seguidores de la antigua escuela, es cierto que ambos, junto a este nuevo, marcan un cambio respecto a toda su discografía anterior. Para algunos más comercial, para mi gusto más consistentes y trabajados en su conjunto. Cambian su música, pero sus letras siguen siendo bruscas y atacan constantemente a lo políticamente correcto. Y eso no es comercial, por mucho que algunos piensen lo contrario.

En general, el disco agrada desde la primera oída salvo, tal vez, el primer corte que a mí me costó un poco pillarle el gusto. Por lo demás, el resto me parece simplemente genial, y el último corte lo catalogaría de brutal.

  1. Locura Transitoria
  2. Entre Interiores
  3. ¡Qué Borde Era Mi Valle!
  4. Poema Sobrecogido
  5. Manué IV
  6. Mamá
  7. Mi Voluntad
  8. Pequeño Rocanroll Endémico
  9. El Camino De Las Utopías

El corte 5 es una de esos diálogos locos que incluyen en algunos de sus discos: “Puto revolucionario de los cojones… “

Palosanto – Enrique Bunbury

El nuevo disco de Enrique comienza con el single Despierta, que supongo que todos habréis oído y visto el vídeo. Me parece lo mejor del disco, y creo que con eso lo digo todo. Bunbury es un músico de alma inquieta, un tipo que intenta reinventarse constantemente, lo que en ocasiones es bueno y, en otras, acaba descolocando completamente al personal.

Este disco se divide en dos partes diferenciada: la parte reivindicativa, acorde a los tiempos que nos toca vivir, y la parte intimista. ¿Alguna mejor que otra? Para mí, no, ambas tienen canciones que son buenas o muy buenas, el problema es que el resto suena a relleno, y eso hace que el conjunto quede irregular.

Si conocéis la discografía del ex-Héroe, yo me quedaría con la idea que este es un disco que cierra una trilogía formada por: Hellville de Luxe, Las consecuencias y Palosanto, intentando juntar el rock del primero con el intimismo del segundo… y se queda a medias.

Mi atrevimiento no llega a comparar (o dicen plagiar, esto de los magazines marcatendencia es lo que tiene) alguna de las canciones con Chenoa (sólo de pensarlo me dan escalofríos), ni a otras aberraciones, aunque sí coincido en que con un punto de vista externo, con Bunbury debe ser jodido tratar, el disco podría ser bastante mejor de lo que es. También es cierto que Bunbury no se mide en la misma liga que Chenoa, Sanz o Bisbal (algo que todo oyente debería agradecer), perspectiva que algún “aspirante a crítico” parece no comprender, y menos si le sacas de la lista de los 40 principales.

Para mí gusto, muy destacables los cortes 1, 2, 6, 7, 9, 11 y 13… El resto, pues eso, ahí están.

El disco consta de 2 CDs, el primero es Palosanto en sí y el segundo un directo:

CD1

  1. Despierta
  2. Más Alto Que Nosotros El Cielo
  3. Salvavidas
  4. Los Inmortales
  5. Prisioneros
  6. Habrá Una Guerra En Las Calles
  7. Destrucción Masiva
  8. El Cambio y La Celebración
  9. Hijo De Cortés

  10. Mar De Dudas
  11. Miento Cuando Digo Que Lo Siento
  12. Nostalgias Imperiales
  13. Plano Secuencia
  14. Casualidades
  15. Todo

CD 2. Cualquier Tiempo Pasado… Live 2011-2012

  1. Si No Fuera Por Ti
  2. La Señorita Hermafrodita
  3. De Mayor
  4. Contar Contigo
  5. No Me Llames Cariño
  6. Una Canción Triste
  7. Big Bang
  8. Ahora
  9. San Cosme y San Damián
  10. Nunca Se Convence Del Todo A Nadie De Nada
  11. El Tiempo De Las Cerezas

PD: Los dos discos me los bajé “pirateados” antes de comprarlos. Simple cuestión de comodidad para ponerlos en el iPod sin necesidad de estar pasando del CD al ordenador y demás, ya que los discos pensaba comprarlos de todas formas. Indicativo es que el de Bunbury tardé más de una semana en comprarlo tras la descarga. El de Extremoduro lo compré el mismo día.