Por si alguien busca respuestas…


Sé que muchos estáis entrando aquí esperando encontrar una respuesta sobre lo que está sucediendo con EPL. Siento deciros que no la tengo. Abandoné EPL hace más de seis meses, por lo que mi vinculación es, en estos momentos, nula. No tengo noticias, ni me interesa demasiado lo que está sucediendo. Lo único que puedo contar es lo que me llega rebotado, que no sé si será más o menos lo que vosotros conocéis:

  • La web cayó el 8 de mayo.
  • Hubo problemas con el alojamiento. Cosa que, evidentemente, sigue sucediendo a día de hoy.
  • Entiendo, se está buscando otro servidor.
  • Se ha perdido parte del contenido de la web, que se está recuperando a partir de los CSV descargables.
  • Hay editores que reciben información y otros no. Los usuarios, desde luego, no recibimos nada.

A partir de ahí solo puedo realizar especulaciones, así que eso es todo lo que puedo contaros.

El puto “caloret”


Otra vez somos trending topic y otra vez para mal. Lo de esta Comunidad, y lo de esta ciudad, es una caída en barrena y sin frenos que tiene que acabar mal, muy mal. No es de recibo que la gente de este pueblo tenga a una panda de indocumentados por dirigentes y representantes. No, no es de recibo y no deberíamos permitirles hacer ni una más. No es ya un problema de dinero desaparecido, no es una cuestión de que sean incapaces, es que ya hemos llegado a un punto en el que la falta de respeto, no ya por las personas, si no por la cultura y el sentimiento de los valencianos colma el vaso de la paciencia. Nos han tomado el pelo, nos han faltado el respeto y, ahora, una señora, con “un corte de digestión” y “la mente en blanco”, se burla de nuestra lengua, de la lengua de nuestros padres y abuelos. Y esto ya clama al cielo.

Miren que es difícil errar en un texto de cuatro frases, pues la señora no solo es capaz de errar una vez sino que logra no acertar tres palabras seguidas, se ve que tenía “la lengua pastosa”. Si no sabes hablar valenciano, y encima tienes unos asesores que son entre inútiles y analfabetos, pues no hables en valenciano, so imbécil. Habla en el castellano que te enseñaron y deja de insultarnos y de tomarnos por lo que  no somos. Ojalá te corten las alas pronto y podamos volver a disfrutar de lo que somos sin miedos ni estupideces de confrontación, que es lo único que tú y tus compañeros de tropelías habéis sembrado en nuestra casa.

Disfruten de la borrachera, que ella se lo pasó de puta madre. Pero sobre todo no olvidemos su cara:

Y, como no puede haber hijaputez sin contrarréplica, el remix (que este sí tiene gracia):

La polla de Camboya


Antes de empezar con esta entrada, me gustaría que oyeseis el siguiente audio. Es bastante repetitivo, por lo que si sólo queréis oír unos 30 segundos sabed que el resto es igual.

El de la cara de atontao de la imagen fija es Pedro Morata Calvo,  Jefe de Deportes de la Cadena SER en Valencia (al menos hasta el momento de escribir esta entrada). La polla de Camboya, realmente, es un pollo (con bastante pasta y de nombre Peter Lim) y no es de Camboya, es de Singapur, que no anda lejos de Camboya pero que es otra cosa. Tampoco le pidáis demasiado a Perico, el pobre no entiende mucho de nada, así que lo normal es que de geografía tampoco sepa mucho. El caso es que este hombre de Águilas (provincia de Murcia), obseso de la Mirinda, con un padre que tiene un bar, dueño de una discoteca a la que tuvo que cambiar el nombre por amenazas yihadistas (tal cual) y ex socio de un gimnasio del que hacía publicidad gratuita en los reportajes de Cuatro y que tuvo que cerrar por la crisis, o porque se pensaba que en Valencia todos los agilipollaos iban a ir a su gimnasio pagando la pasta que a él le saliera de la polla (la suya, no la de Camboya), se tomó al señor Lim a cachondeo y comenzó a soltar, cada dos por tres, la tontería del título.

Morata lleva ya bastantes años en Valencia y siempre  ha tenido la suerte de que todos los anteriores presidentes del Valencia C.F. eran bastante más tontos que él (que ya es decir). Si a esto juntamos que pertenece a uno de los medios de comunicación más fuertes de este país, pues la cosa la ha tenido a huevo. El único que le encaró y le dijo cuatro cosas fue Paco Roig, pero al Tronaor Mestalla lo largó con cajas destempladas tras un desastroso partido contra el Salamanca, y los subsiguientes mandatarios no supieron seguir su estela. Eso sí, Mestalla tiene al murciano bastante atravesado. De hecho, es el único periodista que ha conseguido que buena parte del estadio repitiera al unísono la cantinela: “Morata, eres un hijo de p…” a ritmo de chotis.

Pero llegó Amadeo Salvo, puesto a dedo (como prácticamente los anteriores presidentes) por la Generalitat Valenciana, y con la idea de refinanciar la deuda que el Valencia C.F. tiene con Bankia. El caso es que Salvo no le ha dado a Morata absolutamente nada, más bien al contrario. Y el murciano, pensando que con el dueño de Power Electronics iba a poder hacer lo mismo que había hecho con los demás, comenzó a soltar puyas una detrás de otra contra el nuevo mandatario valencianista. Pero la cosa le ha salido rana. Tan rana que todas las cosas que ha intentado torpedear estos seis meses que llevamos de proceso de venta le han acabado explotando en la cara: ha mentido e intentado menospreciar una cuantas veces a Lim, ha apoyado constantemente al banco (del que recibe subvenciones para su Anuario del Deporte Valenciano) y se ha posicionado por la oferta de Cerberus (uno de los principales acreedores del Grupo PRISA). Y su credibilidad cae cada día más. Su propio eslogan, “Sin ataduras“, ha acabado convirtiéndose en un chiste de las Redes Sociales de los aficionados valencianistas.

Nadie sabe como acabará el experimento Lim en Valencia, aunque tenemos la esperanza de que sea algo bueno que nos permita salir de la cuasi quiebra en la que nos encontramos. De lo que sí estoy bastante convencido es que Morata no se va a recuperar de ésta.

Y de regalo la rueda de prensa de Salvo para explicar el punto de vista del Valencia  C.F. en la venta… Si os queréis evitar el rollo, dadle directamente al minuto 15:30, y sobre todo no os perdáis el último minuto XD

Els amants – Vicent Andrés i Estellés (Llibre de meravelles)


“NO hi havia a València dos amants com nosaltres.
Feroçment ens amàvem del matí a la nit.
Tot ho recorde mentre vas estenent la roba.
Han passat anys, molts anys; han passat moltes coses.
De sobte encara em pren aquell vent o l’amor
i rodolem per terra entre abraços i besos.
No comprenem l’amor com un costum amable
com un costum pacífic de compliment i teles
(i que ens perdone el cast senyor López-Picó).
Es desperta, de sobte, com un vell huracà,
i ens tomba en terra els dos, ens ajunta, ens empeny.
Jo desitjava, a voltes, un amor educat
i en marxa el tocadiscos, negligentment besant-te,
ara un muscle i després el peçó d’una orella.
El nostre amor és un amor brusc i salvatge,
i tenim l’enyorança amarga de la terra,
d’anar a rebolcons entre besos i arraps.
Que voleu que hi faça! Elemental, ja ho sé.
Ignorem el Petrarca i ignorem moltes coses.
Les Estances de Riba i les Rimas de Bécquer.
Després, tombats en terra de qualsevol manera,
comprenem que som bàrbars, i que això no deu ser,
que no estem en l’edat, i tot això i allò.

No hi havia a València dos amants com nosaltres,
car d’amants com nosaltres en són parits ben pocs.”

EPL – Primer aniversario


Mañana hace un año que nació EPL. En los próximos días los libros que se suban a la web incluirán una portadilla interior de celebración. Hay varias, así que cada editor podrá poner la que considere oportuna.

Ésta es la que veréis en los libros que yo suba (no sé si en alguno más):

EPL – Primer aniversario

Feliz aniversario a todos!!

Las brujas de Zugarramurdi – Alex de la Iglesia


Me resulta difícil determinar si la película es buena o, simplemente, mediocre con posibilidades. Esto es así por una sencilla razón: la primera hora de película me parece de lo mejor que he visto en cine español en muchísimo años. Esa primera hora tiene gracia, tiene acción, es trepidante y no tiene sobrantes. Ese Cristo plateado, ese Bob Esponja tiroteado, esa enfermera histérica “rematando” enfermos. Y esa crítica a “la mujer dominante que busca un hombre de usar y tirar” es divertidísima.

Los actores. Me han sorprendido mucho Hugo Silva, Macarena Gómez y Jaime Ordóñez. A algunos no hace falta ni nombrarlos, su presencia es un seguro de buen hacer (Carmen Maura, Terele Pávez, Enrique Villén,…). Con el que no puedo, y que cada vez me reafirma en mi opinión, es Secun de la Rosa. Con este hombre tengo la sensación de ver siempre al mismo personaje. De Mario Casas, ni fú nifa. Es un chico que no me molesta pero al que no veo nada destacables. Lo de Carolina Bang es ya otra cosa XD

El argumento en sí no es complejo; una grupo de perdedores decide atracar una tienda de “Compro oro” en plena plaza de Sol, en Madrid. Ese grupo de atracadores disfrazados de los más variopintos personajes es simplemente genial, y más si unimos al atraco a un niño cabroncete y, al otro lado del teléfono, a una histérica enfermera dispuesta a joderle a su exmarido la poca dignidad que le queda. La posterior persecución, interrogatorio y llegada a Zugarramurdi es de lo más frenético y divertido que he visto desde Airbag (Juanma Bajo Ulloa, 1996). Y hasta ahí todo es puro entretenimiento.

Pero es que en los siguientes cuarenta y cinco minutos el guión se desmorona, la cosa pierde buena parte de su gracia y, en algunos de los efectos especiales, la cosa comienza a producir cierto bochorno. No sé si se debió a las prisas, falta de presupuesto o cualquier otra cosa, pero la cosa decrece cosa mala. Y no se llega a entender. Aún así, sólo por la primera hora, merece la pena verse.

El director Álex de la Iglesia (‘Acción mutante’) regresa al universo satánico (que tantas alegrías le dio con ‘El día de la bestia’) y la comedia, basándose en un famoso proceso histórico del siglo XVII. Una ejecución a manos de la Inquisición, en una población, Zugarramurdi, en la que se decía que se practicaba toda clase de cultos y ocultismo.

Jose (Hugo Silva, ‘Mentiras y gordas’), un padre recientemente divorciado y Toni (Mario Casas, ‘Grupo 7’), un mujeriego, se encuentran en una terrible situación económica que les lleva a tomar una medida desesperada: atracar un negocio de compra de oro. Con el botín en sus manos y perseguidos por la policía tratan de huir a Francia, pero en su camino pasan por el pueblo navarro de Zugarramurdi, donde les detendrán tres brujas (Carmen Maura, ‘La comunidad’; Carolina Bang, ‘Balada triste de trompeta’ y Terele Pávez, ‘El día de la bestia’), cuya principal fuente de disfrute y rutina diaria, es el sufrimiento de los ingénuos hombres que pasan por allí.