Si pagaste 500, ahora tienes 250


Hace unos días escribí un post sobre las ampliaciones de capital en el Valencia C.F.

Una de las cosas que indiqué es que la última ampliación había sido una tomadura de pelo, hoy el diario Expansión nos termina de devolver a la realidad. Se reduce el valor de las acciones a la mitad del nominal. Es decir, si pagaste 500€, ahora sólo tienes 250. Y a Manolo Llorente lo llaman el Gran Gestor.

Hago copy/paste:

La sociedad anónima deportiva ha incluido en la convocatoria de junta de accionistas reducir el valor nominal de cada acción en 23,92 euros para reestablecer el equilibrio partimonial e incrementar la reserva legal.

Después de que Bankia haya dado por roto el acuerdo por el que asumía el suelo del actual Mestalla y los derechos sobre la Ciudad Deportiva de Paterna y el terciario del futuro campo de la avenida de las Cortes, el Valencia Club de Fútbol ha convocado su junta general de accionistas en que planteará reducir drásticamente sus acciones para tratar de adaptarse a la situación patrimonial real.

El punto 4 del orden del día recoge una reducción de capital en 50,57 millones de euros, casi la mitad del capital actual valorado en 101,66 millones de euros. La operación se realizará mediante una reducción del nominal de 23,92 euros por acción. Una operación que justifica con “la finalidad de restablecer el equilibrio entre el capital y el patrimonio neto de la sociedad disminuido por consecuencia de pérdidas e incrementar la reserva legal”. Es decir, para cumplir los límtes financieros legales y no tener que verse abocado a la liquidación.

La junta, convocada para el 9 ó 10 de noviembre precisamente deberá aprobar las cuentas de la temporada 2011-2012 y el presupuesto para este ejercicio en que la incógnita es como afrontará el equipo de fútbol su deuda de cerca de 240 millones con Bankia y como hara frente su accionista mayoritario, la Fundación Valencia CF, a la deuda que mantiene con la misma entidad para suscribir la última amplaición de capital del equipo.

Anuncios

Democraticemos, que algo queda


A colación del artículo anterior sobre el Valencia C. F.: “Mi por qué”, he decidido mostrar cual ha sido el funcionamiento del Consejo de Administración del club y sus diferentes consejeros desde el momento de su constitución como S.A.D. (cosa fácil porque los nombres son constantes).

Pongámonos en antecedentes: en la temporada 1985-86, tras unas temporadas tonteando con el descenso, la desgracia se consuma y el Valencia C.F, baja a Segunda División. Las deudas y las guerras cainitas dentro de la jet-set dirigente provocan una época de austeridad que se ve compensada con el resurgimiento de una masa social plagada de juventud. Tras el efímero paso de Pedro Cortés por la presidencia (el mismo que ahora va por las emisoras vendiendo su “conocimiento”), Arturo Tuzón se alza con el sillón de máximo dirigente aplicando, desde ese momento, un control férreo sobre cualquier tipo de gasto y, poco a poco, devolviendo la credibilidad a un club en desahucio. La política deportiva se centra en jóvenes jugadores, bien de la cantera propia o procedentes de equipos modestos, que van cimentando un equipo de calidad aunque de poca ambición. De la mano de Don Alfredo di Stéfano, llegan al primer equipo los Fernando, Giner, Voro, Quique, Arroyo, Fenoll, Alcañiz,… Muchos de ellos son, o han sido, empleados del club con posterioridad y otros, incluso, consejeros.

A lo que íbamos, Cortés y Tuzón y pertenecían a antiguas directivas del club y allí siguieron hasta la fatídica fecha de 1992, el año en que el club de fútbol pasó a ser Sociedad Anónima Deportiva. Desde ese momento todo accionista podía hacer valer sus acciones en las elecciones convocadas. Y pasó lo que muchos, imberbes aún, nos olíamos: donde antes elegían presidentes unos pocos, la democratización de las acciones hizo que, a partir de entonces, lo eligieran aún menos. Porque elegían los que más dinero habían invertido, que casualmente eran los anteriores directivos del club, porque para eso habían hecho paquetes de acciones que se habían repartido entre ellos. El problema es el de casi siempre en este club, una oligarquía de empresarios naranjeros, falleros y analfabetos, incapaces de ver más allá de su culo y despreciadores de los que les intentan hacer ver las cosas de forma diferente, y a los que gusta más un cargo que a un tonto un chupachups. Los componentes de aquel primer Consejo de administración no tienen desperdicio: Arturo Tuzón, Melchor Hoyos, Vicente Pons, Ramón Romero, Pedro Cortés, Ernesto Estellés, Peris Frígola, Paco Roig, Agustín Morera, Vicente Alegre, Vicente Silla y Vicente Fayos. Buena parte de ellos os sonaran porque han estado ahí, de forma continua o discontinua, hasta hace bien poco. Lo más gracioso de todo es que cualquier trama de intrigas y traiciones queda convertida en un juego de niños cuando ves los cambios de chaqueta continuos por parte de semejantes personajes, y de los que les han ido sucediendo. Para ver todo ésto en su máxima plenitud, recomiendo un artículo del amigo desmemoriats: De professió conseller del VCF(en valenciano)

El caso es que, en dos años, aquel grupo de consejeros saltó por los aires, principalmente por un personaje, de mote El tronaor, cuyo afán de protagonismo y populismo barato consiguió mover a las masas al grito de Per un València campió. Su nombre Paco Roig. Su lema anti-Tuzón, coreado por Mestalla, Arturo, suelta los duros. Demagogia en estado puro. Tuzón convocó elecciones y se retiró al calor del hogar. Al tronaor, los nuevos adversarios encabezados por Ramón Romero y Agustín Morera, le duraron medio asalto, aunque la derrota por 7-0 ante el Karlsruhe probablemente ayudó lo suyo. Arrasó en las elecciones y le llevó a la presidencia valencianista. Le acompañaron: Vicente Andreu, Juan Vicente Jurado,  Jaime Ortí, Salvador de la Asunción, Antonio Giner, Guillermo Miralles, Jaime Molina, Enrique MorenoEnrique Roig, Juan Ruiz Huerta y Enrique Ruiz Magraner. Posteriormente se unieron Beatriz Delgado y nuestro actual Presidente, Manuel Llorente. Paco comenzó a granjearse la enemistad del populacho cuando decidió cobrar como sueldo el 1% del presupuesto del club.

En 1996, tal y como ha sucedido en 2009, Roig intentó democratizar el club realizando una ampliación de capital y, así, conseguir que los grandes paquetes accionariales quedasen anulados. El problema, como no, es que el que tiene el chupachups no quiere que se le acabe, así que Roig hizo trampas. Por medio de un grupo de testaferros fue acumulando acciones para intentar mantenerse en el poder sine die. Pero un club de fútbol no es una empresa, y cuando la pelota no entra a ti, que estás en el palco, Mestalla te grita de todo. Y un día Paco no pudo más y le dejó el mando a Pedro Cortés, que había regresado, y que a su vez se lo dejó a Ortí (el presidente más laureado tras Luis Casanova). Luego llegaron Juan Soler, el efímero Morera, el embastaor Vicente Soriano y el actual, Manuel Llorente. Todos con sus movidas, politiqueos, trampas, embustes y adláteres de tres al cuarto. Todos rodeados por chaqueteros con deseo de ver en sus tarjetas de visita el chusquero Consejero del Valencia C. de F., S.A.D., e incapaces de entender lo que significa las palabras lealtad y honor. Incapaces de mirar más allá de sus bolsillos. Para sentir vergüenza.

Y llegamos al 2009, llamada por algunos la Gran democratización, la liberadora, la que iba a devolver el club a sus verdaderos dueños: la afición. Todos sabemos como ha acabado ésto, pero lo que me interesaba es mostrar que todo era un tremendo blufff.

Empecemos a hacer números. Tras la ampliación del 96, las acciones emitidas por el Valencia Club de Fútbol eran unas 192.225, repartidas entre unos 44.000 socios. La emisión de 2009 era de 1.922.250 acciones. Coste por acción: 48€. Hagamos pequeños cálculos. Para conseguir la democratización real del club, esos casi dos millones de acciones deberían haber sido vendidas en paquetes iguales a esos 44.000 socios (la variación en el reparto de las 192.225 anteriores queda en algo mínimo). En reparto simple, a cada socio le corresponderían unas 44 acciones, lo que supone unos 2.100€. Algo inasumible, por mucho amor a unos colores que sientas, por el 90% de los socios del club. Más si hablamos de una familia con dos,tres, cuatro o más socios. Y eso lo sabía quien la propuso, como también sabía que era imposible  completar la venta de todas las acciones. Y, seguramente, también sabía cómo solucionarlo para conseguir que su propósito no se viese alterado: tenerlo todo bajo control. Porque yo quisiera saber, ¿alguien cree que un consejero del club, por muy presidente de fundación que sea, va a votar en contra de las decisiones del consejo al que pertenece? Társilo Piles tampoco.

Blade Runner (parte 1)


CartelTÍTULO ORIGINAL: Blade Runner
AÑO: 1982
DURACIÓN: 112 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Ridley Scott
GUIÓN: David Webb Peoples y Hampton Fancher (Novela: Philip K. Dick)
MÚSICA: Vangelis
REPARTO: Harrison Ford, Rutger Hauer, Sean Young, Daryl Hannah, Edward James Olmos, Joanna Cassidy, Brion James, Joe Turkel
PRODUCTORA: Warner Bros. Pictures
PREMIOS: 1982: 2 nominaciones al Oscar: Mejor dirección artística, efectos visuales; 1982: Nominada al Globo de Oro: Mejor banda sonora original; 1983: 3 BAFTA: Fotografía, vestuario, direcc. artística. 8 nominaciones; 1982: Asociación de Críticos de Los Angeles: Mejor fotografía
GÉNERO: Ciencia ficción, Acción, Thriller futurista

SINOPSIS: A principios del siglo XXI, la poderosa Tyrell Corporation creó, gracias a los avances de la ingeniería genética, un robot llamado Nexus 6, un ser virtualmente idéntico al hombre pero superior a él en fuerza y agilidad, al que se dio el nombre de Replicante. Estos robots trabajaban como esclavos en las colonias exteriores de la Tierra. Después de la sangrienta rebelión de un equipo de Nexus-6, los Replicantes fueron desterrados de la Tierra. Brigadas especiales de policía, los Blade Runners, tenían órdenes de matar a todos los que no hubieran acatado la condena. Pero a esto no se le llamaba ejecución, se le llamaba “retiro”.

Una de las cosas que menos me gusta de la industria cinematográfica es el continuo interés por los remakes o por ese sacacuartos llamado “nueva versión“, al que suelen adjudicarle nombres rimbombantes como Director´s cut, Final cut o Ultimate cut. Luego los fans correrán, poseídos por el amor al culto, a por sus nuevos 20″ de carácter exclusivo o a disfrutar con el lifting de Jabba el Hutt. Lo de los remakes puedo llegar a entenderlo. Si la nueva revisión aporta un rejuvenicimineto del clásico o, quizás, nuevos puntos de vistas que le permiten superar al original, uno consigue disfrutar con el nuevo film tanto como con el primero. Por ejemplo, La mosca (The fly, Kurt Neumann, 1958; David Cronenberg, 1996; basadas en el relato homónimo de George Langelaan). Ambas películas son jodidamente buenas, tanto que yo no sabría con cual de las dos quedarme: si con el encanto y candidez de la protagonizada por Vincent Price o con la sordidez en el devenir del Jeff Goldblum de la segunda. Otro más, El enigma de otro mundo (The Thing from Another World, Christian Nyby, 1951; basados en el relato de John W. Campbell Jr.: Who Goes There?) y La cosa (The thing, John Carpenter, 1982), difícil decidir. Evidentemente hay otros tipos de remakes, los absolutamente insustanciales, ésos que no sabes muy bien qué ha pretendido el director filmando, plano a plano, escena a escena, secuencia a secuencia, exactamente lo mismo que el realizador original. Ejemplo de libro: Psicosis (Psicho, Alfred Hitchcok, 1960; Gus van Sant, 1998; ambas basadas en la novela de Robert Bloch). Y luego están los innecesarios, los que cuesta comprender quién tuvo la brillante idea de hacer un refrito de absolutos clásicos del cine y que, evidentemente, siempre van a salir perdiendo en cualquier comparativa: King Kong (Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedshak, 1933; John Guillermin, 1976; Peter Jackson, 2005) o la reciente Desafío total (Total recall, Paul Verhoeven, 1990; Len Wiseman, 2012; a partir del relato Podemos recordarlo por usted al por mayor, Philip K. Dick)

Respecto a lo de las nuevas versiones, podemos utilizar la película de Blade Runner como ejemplo y de paso la revisamos en su totalidad.

La china

Blade Runner es una película de Ciencia Ficción, de éso creo que nadie tiene dudas. Pero no es sólo Ciencia Ficción, también es Cine Negro en estado puro, y se sitúa en una de las primeras posiciones del escalafón para cualquier amante del género CI-FI (siempre podemos discutir cuál es la primera, pero seguro que el film de Scott está siempre en un listado de 10 películas). El hecho de tener varias versiones de esta película hace que, por ejemplo, ese componente noir sólo se vea de forma clara en las primeras versiones, pero no en las últimas. Algún despistado puede estar, en este momento, preguntándose de qué estoy hablando. Tal vez, para que lo comprenda mejor, deberíamos explicar un poco la historia de la película.

La película es la adaptación cinematográfica de una novela, de título extraño, del norteamericano Philip K. Dick (¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?), de la que sólo toma algunos conceptos y situaciones, pero alejándose mucho de la esencia de la obra original. Dirigida por Ridley Scott, está considerada como una de las obras cumbres de la Ciencia Ficción cinematográfica y precursora del subgénero conocido como ciberpunk. La obra se estrenó en 1982 con una acogida bastante pobre por parte de la crítica y de los aficionados al cine norteamericanos, no así en el resto del mundo, hecho que hizo que se convirtiera en película de culto.

El considerable éxito de la película hizo que la Warner se decidiera a ir sacando nuevas versiones de la misma, de tal modo que hoy día podríamos encontrar siete películas diferentes a partir de un mismo origen, con pequeños cambios en unas y cambios sustanciales en otras. Este maremagnum lo único que consigue es que cualquier conversación sobre Blade Runner haga que los aficionados se vuelvan locos intentando determinar de qué versión habla cada uno de los contertulios (¡Hostias, como con Star Wars!). El listado quedaría más o menos así:

Versión 1: La más conocida de todas porque fue la que se estrenó en todo el mundo, excepto USA: el montaje internacional. Contiene el happy end y la voz en off de Deckard.
Versión 2: La que se estrenó en los USA. Es prácticamente igual a la internacional salvo en algunas escenas violentas: el montaje doméstico.
Versión 3: La versión para TV, en la que aún se recortan más las escenas de violencia.
Versión 4 y 5: Dos versiones de trabajo, para preestrenos y festivales. Una de ellas se editó en 1991 como Director’s cut, sin el consentimiento de Ridley Scott.
Versión 6: Con motivo del 10º aniversario (y con la aprobación, ahora sí, de Scott) se puso a la venta y se reestrenó en 1992. Contiene pequeños cambios de edición, se incluye la escena de Deckard encontrado el unicornio de origami de Gaff, se elimina la voz en off, se reintroduce la escena del sueño del unicornio (es una toma de la película Legend) y se elimina el happy end. Estos últimos cambios hacen que el argumento sufra cambios sustaciales en su interpretación.
Versión 7: El Final cut, 2007. Remasterización digital, sonido 5.1 y mejora de los efectos especiales. Se añade una escena de bailarinas completamente insustancial.

Existe un pack (la edición superchachi es un maletín como el de Deckard lanzado en 2007) con 5 de las 7 versiones: faltan una de las versiones de trabajo y la que se creó para TV. Como buen friki, el menda la tiene (no el maletín), y la verdad es que viene de maravilla para ver las diferentes modificaciones.

Final cut pack

Las variaciones

Para mí, personalmente, la mejor de todas sigue siendo la primera versión. Llamadme nostálgico si queréis, pero es a la que más cariño le tengo y, por tanto, la que considero más completa. Eso sí, el puto happy end me toca mucho las narices. Es imposible creerse ese final. Hemos pasado dos horas de película entre oscuridad, lluvia, negativismo… y llega el tío Ridley y dice: ¡¡Toma ya, con dos cojones!! (realmente fue más cosa de los productores que se veían que el chiringuito se les venía abajo, pero mola más así 🙂 ). Un sol naciente, un cielo despejado, verdes montañas, un Cadillac descapotable (es broma), los dos tortolitos felices y que coman perdices. Pues no, colega, así no. Este final es una de las partes que cambian a partir de la versión del 92, es  eliminado y ahora finaliza cuando Deckard y Rachael entran en el ascensor, quedando así más dramático y acorde a la ambientación del resto del film.

La película tiene dosis de las viejas historias de cine negro de los 40’s, con esa voz en off poniéndonos en situación, mostrando la verdad subjetiva de Deckard y, por tanto, la única en la que podemos creer realmente. Al parecer, este recurso se adopta tras los preestrenos en USA ya que el público parecía no haber entendido muy bien la historia de la película. Lo gracioso viene cuando en la versión del 92 la quitan y te preguntas: ¿eran los espectadores del 82 más tontos que los del 92? No le preguntéis a Scott, que seguro que os intenta vender la primera chorrada que se le pase por la cabeza. Yo desde luego no me lo creo, pienso que con esta modificación lo que se pretende es conseguir que el  espectador dude si el protagonista es un ser humano o si, en realidad, es un androide y así vendernos una nueva película… sin tener que entrar en gastos de rodaje.

Y el tercer cambio (la adición de dos escenas: el unicornio del sueño y la que muestra a Deckard encontrando el origami) es el que hace que la eliminación de la voz en off sea una nimiedad, porque esta variación cambia por completo el significado de la película original, no sólo de estética sino de argumento: toda la historia que conocíamos en 1982 se va al garete y es girada 180º para ofrecernos una interpretación completamente contraria a la de la primera versión y, dicho sea de paso, terminar de distanciarse de la idea original del libro de Dick.

En resumen, las versiones podríamos resumirlas en dos: 1982, el montaje internacional, y 1992, la Director´s cut. El resto pueden ser tomadas como mera anécdota por contener simples variaciones estéticas.

(Fin de la primera parte)

Prometheus o el fuego extinguido


Cartel PrometheusDirector: Ridley Scott

Título en VO: Prometheus

Intérpretes: Michael Fassbender, Noomi Rapace , Charlize Theron, Guy Pearce, Patrick Wilson, Idris Elba

País: USA

Año: 2012

Fecha de estreno: 03-08-2012

Duración: 123 min.

Género: Acción, Ciencia ficción, Terror

Guión: Damon Lindelof

Hace muchos años, casi 35, un guionista y un director (sin casi experiencia ninguno de los dos) crearon una de las películas de referencia de la Ciencia Ficción actual: Alien, el octavo pasajero (Alien, 1979). Sus nombres: Dan O’Bannon, el guionista, y Ridley Scott, el director. Dicha película marcó un hito al mezclar, en un solo film, los géneros de Ciencia Ficción y Terror. El éxito fue inmediato a pesar de los temores iniciales a que se convirtiera en un rotundo fracaso. Los avatares de aquella película podríamos narrarlos en otro artículo, pero hoy nos vamos a centrar en su (teórica) precuela.

Ante todo, indicar es que soy fan (muy fan) de la primera película de Alien, bastante fan de la segunda (Aliens, James Cameron, 1986), pero que ahí acabo. Ni la tercera, ni la cuarta, ni esos engendros de mezcladillo con el otro extraterrestre chungo me gustan. Es más, aborrezco de ellos. Resaltar también que, tras ver los trailers, tras rememorar la primera película por enésima vez, me había hecho ilusiones, muchas, y eso hizo que fuera de cabeza a verla el día del estreno.

Escena inical

3 de Agosto, 2012. 17:30 horas. Sólo. 8 euros, cargado de palomitas y Coca-cola. Móvil apagado (como suene alguno soy capaz de matar). Ojos como platos. Empieza el espectáculo… THE END

Si después de aparecer ese cartel (que ya no ponen, maldita sea la gracia), y tras el posterior encendido de las luces, alguien me hubiese preguntado qué me había parecido la película, probablemente lo único que le hubiera dicho es “¿Qué coño es ésto?”. El nivel de aturdimiento era tan grande que no hubiese podido decir nada más, absolutamente imposible. Afirmar que esa cosa era una precuela de Alien es el mayor sacrilegio que se puede cometer contra un amante de la Ciencia Ficción. Intentar digerir que Ridley Scott ha firmado semejante estupidez es muy difícil y complicado. Que un tío que ha creado el Alien original, que ha montado fotograma a fotograma esa joya llamada Blade Runner (1982), haya puesto su nombre en semejante bodrio es incomprensible para cualquier fanático del género.

(Lo que viene a continuación puede contener spoilers, herir sensibilidades y joderle la vida a más de uno. Avisados estáis)

Analicemos por partes, la historia, a grandes rasgos, es la misma del primer Alien con cuatro cosas cambiadas. El problema no sería mayor si el guión, su desarrollo, fuese bueno… pero es que no lo es. El guionista (o uno de ellos) fue uno de los creadores de Perdidos (Lost), aquella serie llena de engaños y trampas de los que al final ya no sabían ni como resolver la mitad de ellos. Pues bien, el tío ha debido creer que estaba haciendo un capítulo de Perdidos en el espacio (Lost in space), porque si no es imposible entender el batiburrillo de chorradas y memeces en que ha convertido la historia que intenta narrar, más propia de Bob Esponja que de una película de Ciencia Ficción.

El inico de la película parece un claro homenaje a 2001, una odisea espacial (2001, A space odissey, Stanley Kubrick, 1968), film del que Scott se declara gran admirador y a la que también recurre en otras partes del metraje. Tras los títulos iniciales, la película nos plantea la posible existencia de unos seres extraterrestres que han creado la humanidad y que nos han dejado un mensaje para que los encontremos. Todo esto queda corroborado y confirmado por siete coincidencias en diferentes muestras de arte antiguo (sí, sé que suena raro, pero es lo que hay). Por ello se monta una expedición privada con el fin de intentar alcanzar el planeta indicado y tomar contacto con dichos seres. Para intentar lograr el éxito de la expedición se contratan a los más granados científicos del momento, sin escatimar en gastos, así como los medios más sofisticados. Hasta este momento todo correcto, hemos visto en pantalla a un Michael Fassbender en su papel de androide “enamorado” del Peter O’Toole de Lawrence de Arabia (David Lean, 1962), que se dedica a estudiar viejas lenguas y a espiar en los sueños de los tripulantes hibernados. Hemos visto como estos se despiertan tras un sueño de dos años y hemos conocido a la jefa del chiringuito, Charlize Theron. Justo en ese momento empiezas a torcer la boca: aparece un Guy Pearce con un maquillaje que parece salido de La noche de los muertos vivientes (George A. Romero, 1968), y empiezas a no entender el por qué. ¿Tanto costaba contratar un actor mayor y no hacer semejante esperpento? El problema es que acabas olvidando eso, ese maquillaje se convierte en una nimiedad porque a partir de ese instante las idioteces se suceden una tras otra de forma vertiginosa y sin vaselina.

La nave consigue llegar sin problemas al planeta en cuestión y los científicos más fantásticos del planeta Tierra se convierten, de repente, en unos inconscientes púberes recién salidos de un colegio español tras los recortes en educación del gobierno de Mariano Rajoy. ¡¡Madre de Dios!! Y a ésto lo llaman Ciencia Ficción: científicos quitándose la escafandra en una atmósfera desconocida, geólogos capaces de crear un mapa tridimensional de su entorno y que se pierden dando vueltas por el mismo sitio una y otra vez (que sí, que el tío es punk y fuma maría, coño, pero ni por esas), biólogos que pretenden hacerle cosquillas a una serpiente extraterrestre… Y así, como diría Buzz Lightyear: “hasta el infinito y más allá“. Hubiese pagado por tener un espejo delante de mi rostro y ver las caras de alucine que estaba poniendo en esos momentos. Mi cerebro no se lo podía creer. Pero lo realmente jodido es que tonterías de esas hubo más, muchas más. Lo contado hasta aquí sólo supone el primer tercio de película, aproximadamente. Imaginaos el resto. Pero, probablemente, lo que más me indignó fue el tufillo a Creacionismo que flota en el ambiente de toda la película, algo muy coherente con la ciencia real y, por supuesto, con la Ciencia Ficción, y el reiterado encuadre sobre el colgante en forma de cruz que lleva la protagonista, Noomi Rapace. Supongo que será un guiño a todos los radicales ultraconservadores cristianos que hay repartidos por territorio USA, pero vete a saber.

Del resto de la película, por no estropearle nada más a nadie, volver a destacar que los esperpentos se siguen sucediendo uno detrás de otro, a cual más gordo. Insinuaré sólo unos más, en la nave existe una especie de cápsula médica capaz de realizar intervenciones quirúrgicas. Sólo existen unas pocas en el mundo y, por supuesto, valen un pastón. En un momento dado del film, la protagonista debe usarla de forma urgente y… ¡TACHÁN! no puede usarla porque la máquina está capada, sólo puede usarla una parte de la especie humana. ¿No me digáis que el guionista no es un putísimo genio? Y ahora una pregunta ¿Conocéis algún virus, bacteria o bichito cabezón e hijo de puta que a cada huésped invadido le afecte de una forma completamente diferente? Ahí lo dejo.

(Fin de los spoilers)

Respecto al reparto, solamente destacar a Fassbender y Theron. El primero porque consigue que creas que es un androide, aunque no entiendas por qué hace la mitad de las cosas, y la segunda porque o bien clava su interpretación o bien le pone tan pocas ganas que, sin quererlo, lo borda. No termino de tenerlo claro. El resto son todos más planos que una tabla de planchar, estereotipados, aburridos e intrascendentes. Nada que ver con el primer Alien en el que te da lástima que muera cualquiera de los personajes.

En cuanto a la parte técnica, la fotografía es absolutamente genial, todo sea dicho, muy en la línea de Ridley. Una imágenes iniciales espectaculares en Islandia y unas panorámicas realmente buenas en el planeta alienígena. Los efectos especiales están muy logrados y perfectamente encajados. En cuanto a la música, me resultó completamente insustancial y, por momentos, mal planteada o mal situada. Como puesta allí deprisa, sin pararse a pensar donde encajaba mejor. La escenografía (en las zonas pertenecientes al planeta extraterrestre) sigue la línea de las anteriores con diseños que continúan rememorando los originales de H. R. Giger. Respecto a la nave Prometheus, a mí sus interiores me recordaban más a la Discovery 1 (2001, una odisea espacial) que a la Nostromo de Alien.

El Space jockey de Giger

Respecto a si recomiendo verla: pues depende. Si eres un fan acérrimo de Alien o de la CI-FI, directamente NO VAYAS A VERLA. Si vas al cine y te da lo mismo ver una película de Luis Buñuel que una de Steven Seagal, o eres un amante de la fotografía paisajística, pues NO TE LA PIERDAS, seguro que le encuentras cosas buenas y todo.

Ah, una cosa que se me olvidaba, Alien hemos dicho que era una película de Ciencia Ficción y Terror. De Prometheus ya he comentado que es una Ciencia Ficción falsa, bueno pues el Terror no lo esperéis demasiado porque tampoco hay. Rizando el rizo, por no haber no hay ni acción. What the fuck??? Espero que a Scott el chiste le haya salido rentable, porque a mí no me ha hecho ni puta gracia.

Un saludo y buenas noches.

PD: En 2013 habrá Prometheus II, que no me esperen.