Nunca me abandones – Kazuo Ishiguro


Esta es una vieja entrada que hice en otro blog abandonado hace ya un tiempo. Estaba buscando en él un artículo que puse sobre H. R. Giger y, sin quererlo me detuve en esta entrada porque fue un libro que realmente me impactó y consiguió darme auténtico miedo respecto al futuro de la humanidad. Es por ello que la rescato y la actualizo para que los que no lo leísteis en su momento podáis hacerlo ahora.

Uno de las cosas que siempre me ha gustado de Internet es la posibilidad de poder compartir cosas con gente de todo el mundo: charlas de cine, de literatura, discutir sobre fútbol o compartir fotografías. Todas esas cosas, en mayor o menor media, son las que ahora recojo en este blog. Uno de los primeros foros en los que me inscribí (y donde aún sigo con mayor o menor frecuencia) fue  Abretelibro. Allí se organizan lecturas conjuntas de libros para poder ir comentándolos entre todos los usuarios que lo deseen. En muchas ocasiones, dichos comentarios permiten ir matizando, dando nuevas perspectivas, a todo aquello que vamos leyendo.

El caso es que hicimos uno de esos Clubs de lectura de este libro de Kazuo Ishiguro. Un japonés residente en el Reino Unido desde su más tierna infancia. Una historia que, básicamente, podríamos tildar de Ciencia Ficción. Y digo básicamente porque ni siquiera su autor la reconoce como tal. Y para mucha gente que sólo entiende la CI-FI como algo lleno de marcianitos y rayos láser es difícil hacerles entender que esto, una distopía, una utopía perversa, una historia en la que el mundo deja de ser perfecto para convertirse en el más desagradable de los entornos, en el más apocalíptico de nuestros futuros próximos (ejemplos hay muchos en la literatura: 1984, de George Orwell; La naranja mecánica, de Anthony Burgess; Un mundo feliz, de Aldous Huxley…), también es Ciencia Ficción. Todo ésto, repito, en contra de lo que el autor afirma. Él define la historia como realidad alternativa, pero ¿qué es una distopía si no eso mismo? Si yo tuviera que definirla de algún modo, con sólo un par de palabras, sólo podría decir: imprescindible y pesar. No es un libro fácil de sobrellevar, así que si eres una de esas personas a las que no les gustan las historias sin final feliz… mejor no sigas leyendo.

Escrita (y leída) con parsimonia, a paso lento, nos narra los recuerdos de una antigua interna de Hailsham, un típico colegio inglés, con campiñas, praderas, bosques. Pero no es un colegio elitista, si no algo mucho más siniestro. Sin las estrictas normas típicas de la educación inglesa, los alumnos son inducidos a desarrollar su creatividad, porque ellos son especiales. Y es esa cualidad especial la que va haciendo que el libro, conforme pasamos sus páginas, se vaya convirtiendo en un tormento para el lector, un nubarrón que va encogiendo el corazón hasta hacernos ver que no hay esperanza para ellos.

SPOILERS:
Todos estos niños/adolescentes, con libertad sexual (puesto que son estériles en su totalidad) son meros clones. Réplicas que la sociedad utiliza para curar sus males, extrayendo sus órganos sin miramiento (algunos hasta cuatro veces) cual mercancía utilizada para meros fines terapéuticos. A pesar de los intentos de la Madame, los diferentes estamentos sociales rechazan la mera idea de que dichos jóvenes tengan sentimientos. Son meras reses ganaderas a las que mantener hasta que sea necesaria su utilización en trasplantes para sus posibles, las personas de las que teóricamente han sido clonadas.
La búsqueda final del grial, de la salvación para el amor, se ve truncada de raíz: no es posible, ni siquiera factible. Su destino está escrito y no hay modificación posible. Incluso los afortunados alumnos de Hailsham ven como su colegio (en el que el tratamiento es exquisito hacia los adolescentes en contraposición a otros centros) cierra sus puertas, con lo que un mayor catastrofismo invade todo lo que les rodea, la mínima ilusión que eso suponía se va desvaneciendo poco a poco…

FIN SPOILERS

Sé que todo lo escrito es deprimente, oscuro, triste. Pero es lo que el autor nos muestra en su historia, lenta, sin apenas modificaciones destacables, sin variaciones estridentes… pero impasible en su caminar. A ello se unen todos los caminos abiertos y que no se cierran, todas las preguntas sin respuesta, todos nuestros deseos por saber más y que no se ven cumplidos.

¿Es ese el futro que nos espera?

Las jodidas listas (Ciencia Ficción)


Hay una cosa que a la gente en Internet le encanta: las jodidas listas, y además si son numeradas mejor. No entro a valorar su validez, ni siquiera la buena fe en su realización, simplemente es que yo soy incapaz de hacerlas. No porque no tenga suficientes elementos de valoración, es simplemente que me resulta difícil anteponer unas películas sobre otras. Sí puedo hacer una lista con cosas que encontrase imprescindibles en un momento dado, pero hemos de tener en cuenta que ese listado nunca debe ser fijo, siempre cabe la posibilidad de variarlo, de encontrar nuevas joyas que vengan a sustituir a lo anterior.

Dicho esto, voy a hacer una serie de listas de cine/literatura con recomendaciones. Cada listado constará de 15 elementos (a lo mejor incluyo alguno más en alguna)  que considere imprescindibles para cualquier aficionado al género en cuestión, ya sea literatura o cine. Y no están ordenadas por ningún tipo de criterio, salvo el cronológico o el alfabético.

Hoy he decidido empezar por la CI-FI. ¿Por qué? Coño, pues porque probablemente sea de lo que me más he visto y leído en mi vida, junto al Terror. Del resto también he visto o leído bastante, pero no es cuestión de poner partidos de fútbol, ¿no? XD

Pues a la faena, empecemos por el cine:

  • Viaje a la Luna (Le Voyage dans la Lune, 1902): Esta película hay que verla porque es la primera, el paciente cero del cine de Ciencia Ficción, y porque es un rato divertido ver como hacían efectos especiales los abuelos de Carlo Rambaldi, Stan Winston o Ray Harryhausen. Basada en dos novela de Jules Verne (De la Tierra a la Luna) y H. G. Wells (Los primeros hombres en la Luna), su duración es de 15 minutos escasos, así que no tenéis excusa. Es una de las pocas películas incluidas por la UNESCO en su Programa de Memoria del Mundo.

  • Metropolis (Fritz Lang, 1926):  Uno de los máximos exponentes de ese subgénero que fue el expresionismo alemán. Uno de los grandes clásicos del cine de todos los tiempos. Si no la has visto, ya estás tardando. Es una de las pocas películas incluidas por la UNESCO en su Programa de Memoria del Mundo. Está basada en la novela homónima de Thea von Harbou, por aquel entonces esposa de Lang.

  • Ultimátum a la Tierra (The day the Earth stood still,Robert Wise, 1951): Por mucho remake y mucha pollada, por mucho Keanu Reeves y mucho CGI, la original sigue siendo una joya de principio a fin. Nada tan entrañable como ese platillo volante aterrizando en Washington D. C., el robot Gort y el marciano Klatuu.

  • La guerra de los mundos (The war of the worlds, Byron Haskin, 1953): Basada en la novela homónima de H. G. Wells, narra el inicio de la invasión de la Tierra por parte de naves extraterrestres y su posterior derrota por la afección de bacterias terrestres sobre estos seres (a ver si aprende el inútil del guionista de Prometheus, que no es tan difícil, joder). Bebe, en parte, de la inspiración del guión radiofónico que creó y emitió Orson Welles en 1938, para la CBS, desde el Teatro Mercurio. En 1979 se reestrenó, incluyendo la música que creó Jeff Wayne inspirándose en la novela.  Y no, el remake de Tom Cruise y Steven Spielberg no me sirve de sustituto.

  • 2001, una odisea del espacio (2001: A Space Odyssey, Stanley Kubrick, 1968). Imposible enteder el mundo del cine sin ver esta maravilla. Una gozada en todos los aspectos, a pesar del ego de su director. ¿Alguien aún no conoce a HAL o al monolito? No hay nada que se le parezca, aunque ella sí se parece, en aspectos técnicos y estéticos, a Doroga k zvezdam (Pavel Klushantsev, 1958), un falso documental de la antigua U.R.S.S. Está basada en el relato El centinela de Arthur C. Clarke y no en la novela (mismo título que el film y mismo autor), que fue escrita al mismo tiempo que el guión.

  • El planeta de los simios (Planet of the apes, Franklin J. Schaffner, 1968). ¿No me digais que ese final, ese último giro de tuerca, no es absolutamente genial? De los que uno recuerda siempre aunque no tenga ni puta idea de qué iba la película. Tim Burton, aún respetando mucho más la idea original de la obra de Pierre Boulle, no logra empatizar con el público como lo hace la película del 68.

  • La naranja mecánica (A Clockwork Orange, Stanley Kubrick, 1971). Basada en el la novela homónima de Anthony Burgess (de la que difiere en el final), nos muestra el uso de la violencia por sí misma, sin excusas. Es una de las obras distópicas por excelencia. Inolvidable Malcom McDowell, uno de esos actores que, habiendo realizado algunos papeles maravillosos, acaban siendo olvidados por todos.

  • Solaris (Andrei Tarkovski, 1972). Adaptación de la novela de Stanislaw Lem. Obra maestra sin ninguna duda. Una de esas películas que todo fan de la Ciencia Ficción debería tener enmarcada en la mejor pared de su casa y verla, al menos, una vez al año. Eso si, si no eres una jodido friki ni se te ocurra verla, mejor ponte a ver la de George Clooney, que está hecha para nenazas. 😛

  • Stalker (Andrei Tarkovski, 1979). La otra obra maestra de la CI-FI soviética. Basada (muy por encima) en la novela Picnic junto al camino, de los hermanos Arkadi y Boris Strugatski (que también firman el guión), la película nos cuenta las vicisitudes de los stalker, guías que acompañan a gente a través de un terreno llamado La Zona, lugar en el que parece ser que ha caído un meteorito o ha habitado una especie de civilización extraterrestre. Es una película demasiado compleja (en cuanto a comprensión) y demasiado onírica, por lo que es posible que a más de uno no sólo no le guste si no que le parezca un puto coñazo. Es normal. Esta película se ama o se odia, no hay término medio. Mi consejo es que la veáis después de tragaros mucha Ciencia Ficción de la de verdad, de la dura, y si os ha gustado Solaris. Si no es así, dejadlo estar.

  • Alien, el octavo pasajero (Alien, Ridley Scott, 1978). Poco que decir y mucho que disfrutar de esta película que combina, perfectamente, CI-FI y Terror. Cojan palomitas al entrar.

  • La cosa (The thing, John Carpenter, 1982). Basada en el relato de John W. Campbell Jr., Who goes there?, nos habla de una investigación en la Antártida a partir del descubrimiento del cuerpo de un alienígena congelado. Los investigadores van cayendo como como moscas, hasta que a Kurt Russell se le hinchan las pelotas. Muy en la línea de Alien: Ciencia Ficción y Terror del bueno.

  • Blade Runner (Ridley Scott, 1982). La otra gran obra de Scott, se basa en la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (Philip K. Dick). Podéis leer mi crítica aquí.

  • Terminator (The terminator, James Cameron, 1984). Película de palomitas a tutiplén, con un Arnold Schwarzenegger desatado (antes de que le dieran papeles con diálogo XD ) y una palabra cargada de intenciones “¡Volveré!” (“I’ll be back!” si te mola más en inglés). Uno de esos films que ves en el cine y no olvidas en la vida.

  • Brazil (Terry Gilliam, 1985). Película que vi por primera vez hace unos 25 años y que no sabría definir, se mueve entre la comedia, la comedia negra, la Ciencia Ficción, la fantasía, recargada, barroca, kitsch en ciertos momentos, onírica, pesadillesca,.. Pero de la que estoy seguro que disfrutaréis como enanos. Obra de culto del ex-Monty Python, y que cuenta con actores de la talla de Robert de Niro y Bob Hoskins en pequeños papeles.

  • Gattaca (Andrew Niccol, 1997). Si alguna vez imaginaste un futuro no muy lejano, probablemente, no se parecería a éste. Porque, seguramente, soñaste con un mundo feliz, pero lo más fácil es que el futuro cercano se parezca a lo que Gattaca nos muestra. Y no, no es feliz. Cada vez que la veo se me ponen los pelos de punta del mal rollo que me entra.

  • Matrix (The Matrix, Andy y Larry Wachowski, 1999). De esas películas en las que, al cabo de media hora, te estás preguntando qué cojones es ésto y que al final te dejan con los ojos como platos. Y me quedo con ésta, ni la segunda, ni la tercera partes me gustan. Matrix es ésto y nada más: “¿La pastilla roja o la pastilla azul?

  • Donnie Darko (Richard Kelly, 2001). Extraña película de viajes en el tiempo y agujeros de gusano, aunque de esto sólo te enteras cuando comentas la película con algún gafapasta, que la ha visto como 36 veces, y que te cuenta una teoría de la que tú no has olido ni papa en toda la proyección. De las que necesitan ser vistas dos o tres veces para ir entendiendo el por qué de las cosas. Si aún así no te has enterado de nada, vuelve a verla otra vez 😉

  • Primer (Shane Carruth, 2004). Igual que la anterior, pero sin agujeros de gusano, y en menos duración de película.  ¿Mola, eh?

  • Hijos de los hombres (Children of men, Alfonso Cuarón, 2006). Cogéis la situación mundial actual un poquito más acentuada, le añadís aún más superpoblación, elimináis la fertilidad humana y le quitáis la poca esperanza que nos queda y tenéis el argumento de esta película. Jodídamente buena y jodídamente cercana. Basada en una novela de P. D. James del mismo nombre y que aún no he leído.

  • Wall·e (Andrew Stanton, 2008). Sin lugar a dudas la mejor película de Pixar con diferencia. Cualquier amante de la Ciencia Ficción (y del cine) debería verla porque tiene guiños a la historia del cine de principio a fin. Imposible no querer a ese pequeño robot enamorado. Considero que es más una película más para adultos que para niños, aunque estos disfruten de ella de igual forma.

  • Origen (Inception, Christopher Nolan, 2010). Carlos Boyero la describió como “Una de las películas más estúpidas que he visto en mucho tiempo”, el pobre hombre hace mucho que dejo de ser crítico de cine para convertirse en un ególatra sin complejos y sin mesura. Esta película tiene desafíos a la física, estruendosa acción, sobrecogedora emoción y una interpretación más que decente de Leonardo Di Caprio. Para mi gusto sobran tiros, pero no por eso deja de ser una buena película.

Sé que alguno se va a sorprender de no ver ciertas películas o sagas aquí, y lo entiendo, pero es que a mí que haya tíos apretando gargantas con la mente o que puedas respirar el aire de cualquier planeta, pues como que no me cuelan en la categoría de CI-FI. Otros lo aceptan y lo veo normal. No es mi caso. De todas formas, la lista creo que tiene un buen número de películas de alta calidad, así que disfruten y relájense en un ambiente libre de pánico.