El cuento de la criada, Margaret Atwood


Tras la lectura del libro, me resulta harto complicado dar una opinión concreta sobre el mismo. Aun siendo una buena historia, su parsimonia, su repetición constante de situaciones (rutinarias) ha provocado que me cueste bastante concluirlo. Ritmo muy lento, con pocas acciones que contar (como muy monótono todo, muy al estilo de lo que hizo posteriormente Cormac MCarthy en La carretera) pero que a su vez nos pone en situación de lo que está aconteciendo (y ha acontecido) en tiempos inmediatamente anteriores a lo narrado en el libro, por medio de pequeños flashbacks que nos muestan la vida anterior de la protagonista y de las personas que la rodeaban: su marido, su hija, su madre, su mejor amiga…

Los EE. UU. de América han sufrido una especie de golpe de estado, el presidente ha sido asesinado y el porder asumido por un grupo de personas con altos cargos religiosos. Desde ese momento, la vida de las personas debe ir adaptándose a nuevas leyes y normas que van degenerando hasta la situación en que comienza la novela: las mujeres están absolutamente sometidas a un estado patriarcal en el que su papel queda delimitado por la clase a la que hayan sido asiganadas (esposas, econoesposas, Marthas, criadas, Tías,…) o directamente calificadas como no válidas y enviadas a las Colonias.

La protagonista, como nos indica el propio título de la novela, es una criada (considero que, por las obligaciones a las que está sometida, sería más correcto traducirlo sierva) a cargo de un Comandante y su esposa. Su vida se reduce a hacer las compras diarias, alimentarse, descansar y a ser la protagonista, por decirlo de alguna forma, de “la ceremonia”. La consecuencia de esa ceremonia es su única posibilidad de tener una vida digna o ser absolutamente repudiada.

La idea, en general, recuerda mucho a otras distopías anteriores (1984, Un mundo feliz,…) pero diferenciando que aquí llegamos al estado dictatorial a través de la religión, que es la base para todas las normas que rigen la nueva política. No es nuevo lo que nos narra la autora, pero sí desde una perpectiva un tanto peculiar: ese regreso al más féreo patriarcado en el que, cómo no, van apareciendo los viejos vicios de siempre contrapuestos a la moralidad reinante.

En general, buena lectura que probablemente gustará a los amantes de 1984.

Lo que el hielo atrapa, Bruno Nievas


Primera incursión del amigo Bruno Nievas en la novela histórica. En esta ocasión nos narra la expedición organizada por Ernest Shackleton con el fin de atravesar la Antártida, tras dos fracasos anteriores de conquistar el Polo Sur. A los largo del libro veremos las vicisitudes de estos viejos exploradores, con medios impensables hoy en día, por alcanzar nuevos hitos con los que lograr la gloria y el reconocimiento mundial.

Aunque hace años que no leo novela de aventuras (desde los tiempos de juventud que era un apasionado de Jules Verne), debo decir que el libro me lo hizo pasar pipa, me recordó mucho aquellas historias del autor francés y ha conseguido que las desventuras de los protagonistas las sufriera, casi, en carne viva. Ver a la Endurance atrapada en el hielo, sentir el hambre de sus tripulantes, apreciar sus momentos de debilidad… Su lectura ha sido un auténtico disfrute.

Muy buena recreación histórica y geográfica de unos hechos ocurridos al inicio del siglo XX que incluye algún personaje de ficción que, aunque queda bastante bien integrado en la historia, creo que no era del todo necesario por el protagonismo que se le da. Los personajes tienen un buen desarrollo a lo largo de la novela (con continuos saltos temporales) y todo queda perfectamente desarrollado y explicado a lo largo de la historia.

Para mi gusto, una sola pega: el abuso (por decirlo de alguna manera) de los continuos flash-backs me hizo perder el hilo en algún momento de la lectura. Bruno, para describirnos a los personajes, usa los saltos temporales de forma continua por lo que en ocasiones no conseguía tener muy claro a quién nos estaba describiendo o en qué tiempo nos encontrábamos. Creo que un agrupamiento de algunos de estos saltos hubiese conseguido un poco más de continuidad, aunque no considero que desmerezca en nada a la novela.

PD: La novela está disponible en papel y ebook. Respecto a este último, tengo que lanzar una queja a la editorial por la falta de cuidado de la misma en su lanzamiento. El libro (mobi de Amazon) contenía un incontable número de errores: nombres mal escritos, números de página intercalados en el texto, frases faltantes, textos cambiados de sitio… Un total de más de 200 modificaciones que tuve que hacerle al original para conseguir tener el texto limpio y reluciente. No entiendo muy bien la causa, salvo que en las editoriales se esté haciendo un trabajo chapucero de escaneo/maquetado, cuando la propia maqueta original para papel serviría de base para crear el ebook. Les remití un epub con las correcciones pero, a día de hoy, no sé si la versión a la venta fue modificada o no.

PD2: Por Internet hay varias páginas que narran dicha expedición, pero creo que lo más interesante son las fotografías de Frank Hurley: aquí.

Los mitos de Cthulhu – H. P. Lovecraft y otros


Si hay un escritor al que no me canso de leer, al que por muchas veces que haya visitado no deja de hacerme estremecer, al que realmente adoro, ese es el indudable maestro del terror cósmico: H. P. Lovecraft.

A pesar de sus rarezas, manías, ideologías políticas (tirando a fascista) y demás cosas extrañas de su vida, debemos agradecerle siempre la existencia de aquel dios con forma de pulpo llamado Cthulhu y la de todo el resto de dioses Primigenios y demás chusma cósmica. Alrededor de nuestro escritor de Providence se creó un grupo de escritores que fueron expandiendo el espectro de deidades y seres terroríficos, que hoy día conocemos como Los mitos de Cthulhu.

La extensión de los Mitos es inabarcable, se han hecho diferentes recopilaciones de las que aquí tenemos una, quizá la más representativa y mejor seleccionada.

http://www.epublibre.org/libro/detalle/7739

TPB – Picnic junto al camino, de Arkadi y Boris Strugatsky


SINOPSIS:

La fugaz visita de naves extraterrestres ha dejado misteriosos desperdicios fruto del insólito pícnic junto al camino de unos seres absolutamente incomprensibles. Las que fueron Zonas de aterrizaje son ahora lugares peligrosos y prohibidos, donde unos misteriosos objetos desencadenan todas las ambiciones humanas. Los stalkers se arriesgan a entrar furtivamente en la Zona para rescatar, cual hormigas laboriosas, esos restos abandonados por los que suspiran al unísono la ciencia y el hampa.

¿Es posible comprender una inteligencia extraterrestre? ¿Es la ciencia la mayor destructora de la esperanza humana? La arriesgada vida de los stalkers y los singulares objetos de la Zona, en particular la Bola Dorada que concede todos los deseos, tal vez nos ayuden a reflexionar sobre ello.

Los hermanos Strugatsky -Arkadi, el mayor, filólogo especializado en lenguas orientales y Boris, el menor, astrónomo- son los más famosos y populares de los escritores rusos de ciencia ficción. A partir de “Picnic junto al camino”, que es con “Qué difícil es ser Dios” una de sus mejores novelas, Andréi Tarkovski realizó la memorable película “Stalker”, con guión de los propios autores. Es muy posible que quienes hayan visto primero la película y lean después la novela se sientan estafados por Tarkovski. Pese a la importancia de la versión filmada, esta vez la galaxia de Gutenberg gana por goleada al mundo de lo audiovisual.

EDITADO: TPB: Picnic junto al camino – Strugatsky(r1.1)

Uno de los clásicos de la CI-FI del bloque soviético, junto con el Solaris de Stanislaw Lem. Normalmente esta literatura, muy alejada del estilo aventurero y de acción de la CI-FI occidental, suele tratar aspectos más psicológicos, de confrontación personal con lo desconocido, de intento de comprensión y lucha interna. Y eso es Picnic junto al camino, la lucha de un individuo contra el sistema, la intromisión constante en La Zona, un lugar en el que los objetos de origen extraterrestre quedan fuera de la compresión humana y, por tanto, suponen un peligro potencial para los Stalker, furtivos, y todo aquel que se adentre en ella. Aunque siempre quedará el sueño de La Bola Dorada, el objeto que hace que tus deseos se vuelvan realidad…

Si dejamos de lado el estilo occidental de CI-FI, tratamos de olvidarnos de esas batallas interestelares y no intentamos buscarle un significado a todo (al igual que en Solaris), la obra se disfruta como pocas. Una auténtica delicia de novela. Si además le añadimos la adaptación del maestro Andrei Tarkovski (Stalker, 1979), el conjunto se vuelve magistral (no estoy de acuerdo con lo indicado en la sinopsis, la película toma la idea original del libro para convertirse en una viaje onírico y poético, una joya de obligada visión creada por uno de los grandes genios del cine, y cuyo guión también fue escrito por los autores del libro).

American gods – Neil Gaiman


American gods

Sinopsis:

American Gods, es el relato de una guerra: un conflicto a muerte entre los viejos dioses (dioses de panteones más o menos conocidos como el nórdico o el egipcio, junto a multitud de dioses y héroes de lo más oscuro) y los nuevos: la televisión, la informática, etc.

Dicho conflicto es visto a través de los ojos del protagonista: Sombra, un exconvicto que es reclutado por el Sr. Wednesday (Odín) como chico de los recados en una gira por América en busca de los antiguos dioses, reclutándolos para la inminente batalla. Las bases del conflicto parecen claras: los nuevos dioses mediáticos han desplazado a los antiguos, que no reciben la adoración suficiente (el alimento de los dioses) y deben vivir de las migajas. Así, en lugar de seres poderosos, la mayoría de los dioses con los que Sombra se cruza son personas ancianas, decrépitas, que recuerdan un pasado mejor, un pasado en el que recibían adoración y sacrificios.

Novela que lo tiene todo para ser disfrutada: una especie de roadmovie por todo el mapa de Estados Unidos, dioses en plena lucha de poder, trama en continuo movimiento, aspectos de fantasía que sugieren escenarios oníricos pero que, sin embargo, termina por no llenar. Y sigo sin entender el porqué, aunque creo tener una idea bastante clara.

Por partes, esta obra ganó en 2002 todos los premios de Fantasía y Ciencia Ficción habidos y por haber:

  • Hugo
  • Nébula
  • Bram Stoker
  • Locus

Esto, por sí sólo, demuestra que el libro no es malo, al menos no debería serlo. De hecho, estoy convencido que no lo es. Como también es cierto que viendo el listado de nominados de aquel año igual la cosa queda más diáfana: prácticamente no tuvo oposición. Entonces, ¿cuál es la razón para que todo lo que promete en un principio no consiga enganchar al lector y hacerle disfrutar hasta la última página? No lo sé, probablemente que el protagonista parezca un mero espectador que se deja llevar sin saber adónde, o el hecho de que los personajes aparezcan y desaparezcan a lo largo del libro sin una profundización que sería muy de agradecer. O, para mí la principal causa, que la traducción de la edición del 2003, de Norma, sea tan chapucera que haga imposible entender algunos pasajes del libro. O todo a la vez. El caso es que se queda en un buen libro sin más.

Recomendaría la lectura a todos los amantes de la mitología mundial, al resto no lo termino de ver claro porque ése es su principal aliciente: el carrusel de dioses, seres mitológicos o fantásticos que, en mayor o menor medida, fueron llevados por los emigrantes hacia tierras de América a lo largo de los siglos. Pero es un repaso somero, sin profundidad, y en el que se echan de menos algunos dioses. Y es que no queda definido cual es el baremo usado por Gaiman para incluir a dioses de las mitologías europea, asiática o africana y no incluir a los propios dioses americanos, tanto de Norte como de Sudamérica, así como a Dios o Alá. Sólo Neil lo sabe.

PD: La edición conmemorativa del 10º aniversario ha sido ampliada en unas 12.000 palabras y la traducción se ha rehecho desde cero, con lo que supongo que tendrá una mayor calidad. Vaya usted a saber.

PD2:  HBO está preparando una serie basada en la novela. Conociendo la calidad de HBO debe merecer la pena, seguro.

El jodido FIN


Desde hace mucho tiempo, tiempos inmemoriales ya, me ha gustado leer críticas y reseñas de libros y películas, tanto en revistas como en suplementos especializados: Fotogramas, Cinemanía, El Cultural, Babelia, Qué leer,… Me gustaba hacerlo porque me permitían descubrir obras que de otra forma me hubiese sido complicado ni tan siquiera intuir. En mayor o menor media, mis gustos solían coincidir con las evaluaciones publicadas, lo que hizo que poco a poco fuese utilizándolos como si fuese mi propio criterio. Pero de un tiempo a esta parte, tanto en las revistas de cine como en las de literatura, comienzo a notar una relajación (por no decir otra cosa) en las puntuaciones realmente preocupante. Más que preocupante: irritante y completamente desproporcionadas. Sé que alguien puede decirme que todo crítico no deja de ser un lector/espectador más, y por tanto sujeto a subjetividades. Lo admito, pero un medio de comunicación (gratuito o no, con prestigio o con expectativas de tenerlo) no puede consentir determinadas veleidades. Se juegan demasiado para consentir tropelías como la que voy a describir abajo. Es una crítica al libro Fin de David Monteagudo aparecida en la revista Qué leer en 2010, pero ejemplos puedo poner múltiples:

Título: FIN
Autor: David Monteagudo
Editorial: Acantilado
, 352 páginas. 19 euros.

Calificación: CUATRO TINTEROS

Un grupo de amigos se reúne tras un largo periodo de poco contacto para rememorar la noche que vivieron en un refugio de montaña quince años atrás. Algunos van con parejas y otros solos, pero falta uno de ellos, aquél al que llamaban El Profeta por su moral católica. Por la noche, tras un inesperado apagón, ven que las estrellas lucen más brillantes que nunca. Por la mañana uno de ellos ha desaparecido. No será el último.

Se han utilizado muchas referencias externas para hablar de las excelencias del debut de David Monteagudo. Han sonado nombres como el de Albert Sánchez Piñol, Cormac McCarthy o Rafael Sánchez Ferlosio, autores que tienen en común con este lucense esa pasión por narrarnos grandes contradicciones psicológicas en historias herméticas.

Fin no es una obra fácil: es un cuento que viaja del drama generacional a la ciencia ficción más oscura. El verdadero motivo para dejarse subyagar por esta trama apocalíptica tarda más de cien páginas en ser desvelado. En ese caso, me recuerda mucho a la novela de Stephen King El cazador de sueños, donde un drama banal y generacional se va conviertiendo poco a poco en una pesadilla alienígena. Aunque Monteagudo no es tan fan de los efectos especiales como el autor de Carrie: su prosa asfixiante, capaz de hacernos temblar de miedo en espacios abiertos a pleno sol, suele ser rica en detalles, como esos estallidos de naturaleza salvaje, preludio de una gran tragedia. Y, al contrario que King, Monteagudo huye de cualquier convencionalismo dentro del género, dejándonos el cuerpo maltrecho al compartir los miedos y dudas de sus protagonistas, sin explicaciones ni ataduras, sólo el auténtico horror de no saber nunca realmente lo que pasa. Una (nueva) mirada certera al apocalipsis que está llamada a ser el debut literario de este año.

Por Manu González

Vayamos por partes, lo primero decir que admiro a David Monteagudo por el hecho de haber conseguido publicar su novela (y las posteriores) sin ser un escritor profesional, por ser un trabajador de una fábrica que, con esfuerzo, ha logrado su sueño. Igual que admiro a gente como Bruno Nievas, Armando Rodera,… Todos ellos, con mayor o menor calidad, han conseguido darse a conocer, publicar y ser leídos. Mi aplauso. Pero hasta ahí llego, lo que viene a continuación es lo que me solivianta y me encabrona.

La crítica del libro habla de comparaciones, entre otros, con McCarthy o Sánchez Ferlosio. Yo me pregunto si el crítico (o las personas a las que se refiere) ha leído algo de estos señores para compararlo con tanta alegría. Incluso con Sánchez Piñol (otro que merecería una mención especial por escribir dos veces el mismo libro y que se los publiquen) queda extraño. Pues va a ser que no. Que ni de coña. Tú lees Fin y lo intentas comparar con La carretera, El Jarama o La piel fría y es como comparar un SEAT 600 desguazado con un Mercedes recién salido del concesionario, para mear y no echar gota.

El libro es, de forma clara y sencilla, una jodida patochada sin sentido, en el que se han rellenado páginas con palabras que, al final de la obra, no han conseguido explicar absolutamente nada. Si algunos críticos son capaces de valorar esta novela como de las mejores del año 2010, entonces mejor que dejemos de leer literatura española actual porque tiene un problema realmente grave. La obra comienza de forma infantil, con una escena cuanto menos mal escrita y mal descrita. Lo jodido es que, conforme avanzamos, pasamos a unas descripciones recargadas hasta la pedantería, explicaciones extensas de cosas que no terminas de comprender por qué nos las describe el autor de forma tan precisa. Pero hay más… De su contenido, como expectativa para leerlo, podemos decir que no hay nada, es el puto vacío. A lo largo del libro no sabes que pasa, por qué suceden las cosas y, para rematar, no hay final. Y te quedas con una cara de canelo que tira para atrás. Y si a eso le añadimos un desarrollo en el que todos los personajes son insustanciales, están encabronados entre sí (y tú no tienes ni pajolera idea de por qué) y los diálogos alcanzan la profundidad dialéctica de un parvulario, pues tenemos un cóctel que ni Dan Brown, tú. Y con leones, tigres, cabras montesas y galgos a tropel (por cierto, lo mejor del libro es la escena de los galgos en la gasolinera).

Si alguno tiene interés, hay un librito que tiene un inicio parecido (pero mejor todo lo demás) y que estoy seguro  que dejará mejor sabor de boca: Mecanoscrit del segon origen, de Manuel de Pedrolo (hay versión en castellano como Mecanoescrito del segundo origen).

Un saludo

PD: Se ve que no había bastante con el puto libro que encima han hecho una película, con Maribel Verdú. Luego nos quejamos. Fotogramas: http://www.fotogramas.es/Peliculas/Fin