Lecturas de verano


Bueno, tras las merecidas vacaciones, espero poder ir animando el blog de nuevo. Lo primero, desearos a todos un buen regreso del veranito y que hayáis disfrutado del cine y de la literatura. Por mi parte he visto más series que películas, pero algo ha caído que ya comentaré. Respecto a la literatura, creo que he leído demasiada morralla XDDD. Pero aquí tenéis lo que he devorado en este mes:

Esperaba mucho del último libro de Manel, tras haberlo pasado genial con la trilogía Z creí que la cosa prometería mucho entretenimiento. Comencé a leer la novela y el primer capítulo me pareció realmente atractivo pero me temo que es lo único interesante que contienen sus páginas. Me pareció un libro absurdo en el que se ha pretendido mucho y se ha acabado perdiendo la perspectiva de la trama. Me costó horrores terminarlo y terminé pasando las páginas con lectura diagonal a toda mecha.

Narra la aparición de un barco fantasma, dentro de un misterioso banco de niebla, en el que solamente se encuentra un pasajero: un bebé. Años más tarde, un judío obsesionado con el barco intenta recrear ese último viaje del crucero con la ayuda de una periodista y una serie de científicos a bordo. Pero todo comienza a ir mal desde el primer momento.

La trama mezcla nazis, viajes en el tiempo, fantasmas buenos y fuerzas ocultas malévolas. Casi “na”, que diría aquel. Para mi gusto, absolutamente prescindible y que no merece la pena perder el tiempo con él. Por sobrarme, me sobran hasta las escenas de sexo, algo inimaginable. Y el final me parece la mayor aberración que he leído en muchos años.

De este libro tenía buenísimas referencias y lo cierto es que las cumple sobradamente. Es una de esas joyas que aparecen de vez en cuando, envueltas en con un papel precioso, y que al contemplarlas acaban llenándote de gozo. Un libro de pocas páginas, que se lee en una tarde, pero que consigue llenar cada uno de los minutos que invertimos en él.

La historia nos cuenta las visitas que un monstruo milenario a un joven adolescente durante una serie de noches en las que le narrará 3 historias a cambio de una cuarta y de la verdad que esconde en su corazón…

Para no caer en el spoiler, lo dejaré ahí, aunque estoy obviando la parte fundamental del relato y su verdadera esencia, la que conseguirá que se os encoja el corazón cuando alcancéis la última página.

Esta es una novela sin pretensiones. De hecho sus pretensiones son tan bajas que no se ha editado ni en papel, sólo en ebook. Pero aún así debo decir que me he reído muchísimo con las situaciones tan disparatadas (pero completamente plausibles, que es lo que realmente asusta) con las que nos encontramos en el libro. Situaciones chocantes que hacen que las comisuras de los labios tiendan a ascender paulatinamente hasta dibujar una sonrisa en tu boca,

La historia comienza con unaS desapariciones en un pequeño pueblo costero para pasar, posteriormente, a un surrealista viaje en tren hasta Madrid en el que desaparece la mujer del protagonista, el cual es incapaz de encontrarla en ninguno de los diferentes escondrijos posibles que hay en el tren. Para más inri, nadie parece haberla visto a bordo del convoy: ¿existe realmente o se encuentra solamente en la mente de nuestro jubilado personaje?

Repito, es una novela sin pretensiones, más allá de la de divertir, y lo cierto es que hacerlo lo hace.

Respecto a la resolución, no es excesivamente compleja, aunque seguro que más de uno se va a sorprender.

Y el último, es un libro que me ha dejado frío. La idea en origen me parece buena pero me da la sensación de que le falta algo, una chispa que te haga quedar con una buena sensación en la boca. No es que me parezca mala en sí pero me queda el regusto de que podía haber sido algo mejor y que le han faltado un par de minutos en el horno.

Nuestro protagonista es un músico sin inspiración que espera reencontrarse con ella en una perdida playa de Irlanda. Allí se introduce en la vida de un pequeño pueblo hasta que un rayo le alcanza en una noche de tormenta y empieza a tener sueños excesivamente vívidos. Tras una serie de visitas a médicos especialistas, todo hace indicar que está viendo el futuro. Un futuro en el que sus vecinos aparecen siendo atacados por unos asaltantes.

La historia creo que más o menos podéis adivinarla, no es excesivamente difícil. Una lectura de esas que no calarán en nuestros recuerdos pero que tampoco supondrá un trauma excesivo para nadie.

Anuncios

CI-FI in spanish x3


Reconozco que he leído bastante CIFI, pero también debo reconocer que casi nada de lo que se hace por esta tierra patria. En su momento intenté remediar esta afrenta nacionalista, pero el horizonte era un absoluto erial… o al menos eso pareció. Hoy en día todo eso ha cambiado, el panorama es muy alentador en los campos de la Ciencia Ficción y el Terror. Los veteranos Miquel Barceló, César Mallorquí, Javier Negrete o Ángel Torres Quesada siguen siendo un valor seguro a leer. Por supuesto, más actuales, tenemos a los Manel Loureiro, Carlos Sisi, José Carlos Somoza o Juan de Dios Garduño, que en mayor o menor medida están contribuyendo a dar mayor prestigio al género hispano.

Hoy voy a proponeros 3 libros, tres libros que tienen características muy diferentes entre sí.

1.- La nave, de Tomás Salvador (1959)

Esta obra nos narra una especie de crónica sobre las dos facciones de pobladores de una nave terrestre, perdida en el espacio, y cuyas relaciones han degenerado hacia una especie de tiranía. La obra se divide en tres partes diferenciadas: un diario, una narración en tiempo real y una poesía épica.

A pesar de tener más de 50 años, la obra es absolutamente actual, no ha perdido un ápice de vigencia y posee una fuerza brutal. Una auténtica joya de la CIFI hispana que deberíamos recuperar porque tiene poco que envidar otras grandes obras internacionales.

2.- Cuarenta siglos os contemplan, de Sergio Mars (2006)

Premio Ignotus de novela corta 2009.

Mención especial Premios UPC 2006.

Esta novela corta, o relato largo, ha sido una auténtica sorpresa. la compré hace un tiempo en ficcionbooks (ya desaparecida, tendréis que buscarla en otros sitios) por 1€, más o menos, en formato epub. Y me la he leído en dos patadas. La idea es simple: un desierto, un resplandor anaranjado y gente desnuda que no sabe por qué razón se hayan allí. A partir de ahí podréis más o menos intuir que todo se va a mover por los derroteros habituales: búsqueda de líderes, confrontaciones, miedos,…

Si alguien ha leído La cúpula de Stephen King, aquí se va a encontrar con una historia similar pero condensada en muchísimas menos páginas, aunque con la misma fuerza.

La frase del título está tomada de una cita de Napoleón Bonaparte«¡Soldados! ¡Desde lo alto de esas Pirámides, cuarenta siglos os contemplan!»

Por 1 euro, aquí podéis comprarla: http://lektu.com/l/capside/cuarenta-siglos-os-contemplan/444

3.- Los senderos ocultos de los dioses, de Hilario Gómez Saafigueroa (2012)

Una historia futura en la que se entremezclan naves interestelares, agujeros negros, corporaciones espaciales comerciales, espionaje industrial y mundos paralelos. Lo cierto es que es muy entretenida, aunque hecho de menos más páginas, más texto en el que conocer mejor a algunos personajes, en el que se desarrollen mejor algunas situaciones. También es cierto que algún aspecto de la física tratada me chirría, pero en general es más que entretenida. Y el desarrollo te va dejando traspuesto con cada giro.

La podéis encontrar en Amazon por 0,89€.

Homo homini lupus (reseña de Holocausto en Manhattan)


(En referencia a Holocausto en Manhattan, Bruno Nievas, Ediciones B y B de Books)

Homo homini lupus (Asinaria, Tito Macio Plauto)

Con esta frase podríamos definir perfectamente el mensaje que esconde la nueva novela de Bruno Nievas. Toda ella gira en torno al concepto de que el hombre es el mayor enemigo del propio hombre. La némesis de sí mismo, su mayor antagonista y su principal destructor. Y esa idea, referida en todos los aspectos de la creatividad humana desde los tiempos más remotos, nos golpea desde la página uno en un continuo tableteo que, en no pocas ocasiones, provocan en el lector auténtico pavor, auténtica incredulidad. El problema es que, salvo una parte ínfima de la trama, todo es o ha sido verdad, ha sucedido sin necesidad de la imaginación del autor.

El libro comienza sin miramientos: Afganistán, año 2001. Un grupo de soldados estadounidenses somete a dos mujeres y un adolescente a violaciones y juicio sumarísimo. Y lo que viene a continuación no da descanso. En un cambio constante de temporalidad, seguimos a los protagonistas de nuestra historia entre el Nueva York del año 2010 (aniversario del 11-S) y el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau en 1944. En el proceso vamos conociendo la historia de tres amigos: Max y Amy (hermanos) y de Mike (un profesor universitario un tanto peculiar), así como la del adolescente judío Leon Yeser y su carcelero nazi, Sandor Brunner. Y por el camino tendremos constancia de los experimentos de Josef Mengele, veremos la corrupción que impera en una comisaría de Nueva York o nos alarmaremos con algo hasta ahora desconocido, al menos para mí, como son los sonidos binaurales.

Reconozco que hacer una crítica a Bruno me cuesta mucho por el trato que tengo con él a través de Twitter, pero intentaré ser ecuánime en la medida de lo posible porque estoy seguro que él así lo quiere también.

Lo primero: la novela es muy americana, acción constante, cambios rápidos de escena, diálogos amenos y mucha adrenalina. Destacar las descripciones que algunos momentos se hacen de la anatomía humana. Se nota la mano de un médico, aunque no sé si es necesario ser tan inciso en las explicaciones. A mí no me han molestado, para nada, pero puedo entender que a ciertos lectores no les guste. Puntos de vista.

Lo segundo: se nota una evolución jodidamente buena desde lo que fue Realidad aumentada a lo que es Holocausto en Mahattan. Supongo que el tener un editor detrás que revise constantemente el trabajo, que apoye con sabiduría el camino a seguir, y la propia experiencia, por supuesto, que ha adquirido Bruno han conseguido crear una novela realmente inmersiva, de las que no puedes parar de leer un minuto. Y se agradece muchísimo.

Lo tercero: la documentación. A lo ya indicado sobre anatomía y la historia en los campos de concentración nazis, muy bien documentados en el libro, se añaden un montón de pequeños detalles sobre la ciudad de Nueva York, sobre los experimentos de Mengele o sobre esa cosa rara de los sonidos binaurales. He de decir que me ha picado la curiosidad y buscado información sobre los mismos. Bruno advierte, al final del libro, sobre su posible uso perjudicial. Él es médico, así que hacedle caso. Yo he escuchado un par y me quedo con que son ruidos como de estática de radio o TV, con un zumbido de fondo, y que me han resultado molestos de solemnidad. Donde se ponga el rugir del mar… XD

Lo cuarto: los personajes. Y aquí entro en una parte que no me ha terminado de convencer en parte. Hay personajes, que no voy a indicar, que me parecen de un desarrollo exquisito y en los que terminas por entender el por qué de sus acciones, independientemente que las compartas o no. Quedan perfectamente definidos, marcados y muy bien desarrollados, pero en otros me falta información. No es que sean planos, para nada, pero no alcanzan la profundidad de los primeros y eso hace que me falte ese último puntito para llagar al éxtasis total. No te enfades mucho, Bruno 😉

Leí el libro (finalizado esta mañana) con muchísimo interés pero con miedo. Quería, deseaba, que fuera bueno, que mejorara a Realidad aumentada, y sólo puedo decir que lo ha conseguido con creces. Una novela policíaca-thriller, con un toque fantasioso  (pero mucho más real de lo que podría parecer) y una subtrama de carácter histórico por la que muchos lo daríamos todo porque no hubiese existido.

Mi valoración: 7/10

PD: La novela contiene guiños a Juan Gómez-Jurado y Manel Loureiro.