La idiotez de no querer tener mitos


25 de abril de 1993

Estadio de Mestalla

Valencia C. F. – PSV Eindhoven

A un lado del rectángulo de juego el mito que se despedía, Mario Alberto Kempes, en el otro extremo el anhelado, el que no vendría ni regalado, el que al final vino pero no pudo estar: Romario de Souza Faria. Ése fue el último partido de homenaje, que yo recuerde, que se ha disputado en Mestalla.

Desde 1993 hasta la actualidad, el Valencia C. F. ha ganado la Copa del Rey del 99, la Supercopa de España del 99, la Liga del 2002, la del 2004, la UEFA del 2004, la Supercopa de Europa en 2004 y la Copa del Rey del 2008. Se han jugado dos finales de Champions League (2000 y 2001). Todos esos títulos y finales son los que tiene en su palmarés Miguel Ángel Angulo, más una Copa de Europa de selecciones sub-21. No ha recibido su partido de homenaje.

Durante esos años (y con los mismos títulos a nivel de club que Angulo), un portero, Santiago Cañizares, ha obtenido tres veces el premio Zamora al portero menos goleado de la Liga española. No ha recibido partido de homenaje alguno.

Amedeo Carboni cuenta con seis de esos títulos (salvo la Copa del 2008), además de ostentar el récord de edad en el club, al retirarse con 41 años y un mes. No ha tenido aún su partido de homenaje.

Fernando Gómez Colomer es el jugador del Valencia C. F. con mayor número de partidos y minutos disputados con la camiseta blanca. Tampoco tuvo su partido de homenaje.

La lista podría ser enorme. Con los mismos títulos a nivel de club tenemos varios jugadores de los de la época de la doble Liga: Rubén Baraja, David Albelda o Carlos Marchena, por ejemplo, aunque este último cuenta en su haber con 3 títulos de selección (Eurocopa sub-20, Eurocopa y Mundial absolutos), más una medalla de plata olímpica.

La pregunta es: ¿qué ha hecho David Albelda, que no hayan hecho los demás jugadores nombrados, para que se intente desde los medios de comunicación que tenga un partido de homenaje? ¿Qué méritos, que no tengan los demás, tiene para tamaña distinción pisoteando el recuerdo de los otros exjugadores? Probablemente no tenga nada que le haga destacar por encima de los demás que parecen tener vetado el reconocimiento.

Por ello, por los méritos de todos, no queremos un partido de homenaje al que fuera capitán del Valencia C. F. Lo que queremos, lo que exigimos, es un partido homenaje a todos los jugadores que, en mayor o menor medida, participaron en esa década gloriosa de nuestro equipo. Porque todos ellos merecen ser mitos de nuestro Valencia.

Anuncios

Tanta gloria lleves como paz dejas


Ni pretendo ni quiero negar mis ideas. Pocos habrá que no conozcan mi animadversión por David Albelda Aliqués (alias el Llagrimetes, el Patriota, el Cono,…). Básicamente mi asco va hacia la persona, no hacia el futbolista, al menos hacia el futbolista que fue hasta el año 2004. Aquel verano en el que el hoy idolatrado 6 del Valencia puso nombre a la razón de la marcha del, probablemente, mejor entrenador del Valencia C. F. (Rafael Benítez): dinero. Él que sólo ha pensado en los colores de su equipo del alma. ¿Dónde vas a comparar?

No le quito los méritos deportivos, con él en la plantilla el Valencia C. F. vivió sus mejores años (al menos de la época moderna). Hizo de su esfuerzo un complemento perfecto a otro grande de nuestro equipo: Rubén “el Pipo” Baraja, uno de los tipos más íntegros que han pasado por este club y al que el Gran Gestor despidió a través de los micrófonos de Canal+. ¿Dónde cojones estaban todos esos plumillas que hoy ponen el grito en el cielo por la no renovación del único jugador que ha presentado una denuncia contra nuestro club? Probablemente los que más le lloran sean los que más le deben. Ellos sabrán cual es el plato del que comen. Los mismos juntaletras que no movieron un dedo por el tipo que más títulos ha logrado en el Valencia C. F. en los últimos tiempos: Miguel Ángel Angulo. Más que el 6, que ya es decir.

Por cierto, para los que piden partidos homenaje y tal. Mirad a ver cuantos partidos homenaje ha hecho el Valencia C. F. desde el famoso partido en honor a Kempes contra el PSV… Pues eso.

A Don David Albelda Aliqués, gracias por los servicios prestados, gracias por el esfuerzo, gracias por la entrega, gracias por el pundonor y todo lo demás. Bon vent i barca nova!