Los mitos de Cthulhu – H. P. Lovecraft y otros


Si hay un escritor al que no me canso de leer, al que por muchas veces que haya visitado no deja de hacerme estremecer, al que realmente adoro, ese es el indudable maestro del terror cósmico: H. P. Lovecraft.

A pesar de sus rarezas, manías, ideologías políticas (tirando a fascista) y demás cosas extrañas de su vida, debemos agradecerle siempre la existencia de aquel dios con forma de pulpo llamado Cthulhu y la de todo el resto de dioses Primigenios y demás chusma cósmica. Alrededor de nuestro escritor de Providence se creó un grupo de escritores que fueron expandiendo el espectro de deidades y seres terroríficos, que hoy día conocemos como Los mitos de Cthulhu.

La extensión de los Mitos es inabarcable, se han hecho diferentes recopilaciones de las que aquí tenemos una, quizá la más representativa y mejor seleccionada.

http://www.epublibre.org/libro/detalle/7739

Anuncios

Océanos de tiempo, de Jerónimo Tristante


Madrid, 1892El prestigioso psiquiatra Augusto de la Orden llega a Madrid para investigar un truculento crimen acaecido años atrás. En la casa abandonada del asesino, el doctor Décimus Lenoir, encontrará las pistas que lo ayudarán a desentrañar las claves del violento asesinato.

Madrid, 1885. El cólera se extiende sin remedio por la ciudad mientras el doctor Décimus Lenoir, médico especializado en infecciones tropicales, trata sin remedio de contener la epidemia. A la tragedia se suman las misteriosas desapariciones y muertes de niños en oscuras circunstancias. Una enfermedad, que parece ser cólera, amenaza a varios niños de un orfanato y a su propia sobrina. Pero hay algunos síntomas que no cuadran. Algunos síntomas y esas extrañas cartas que el doctor está recibiendo de manera anónima y cuyo contenido es, cuando menos, extravagante… Tan extravagante como su autor, un cura especialista en exorcismos, y su amigo, un venezolano cuya profesión no consigue definir. A ellos se unirá el doctor Lenoir para descubrir que lo que separa lo impensable de la realidad es una delgada línea del color de la sangre.

Descubrí a Jerónimo hace unos cuantos años con la primera aventura del entrañable Víctor Ros. No ha sido una relación de continuidad, pero sí que me he reencontrado con él en otras ocasiones, como en aquella explicación alucinante al viaje a la Luna que nos narró en 1969 (2009). Tristante tiene una forma amena de escribir, un modo sencillo de explicar y narrar acontecimiento que hace que, sin querer, vayas devorando página tras página.

En el caso que nos ocupa, Océanos de tiempo, vuelve a recrear el Madrid de finales del XIX. Pero en esta ocasión los crímenes y la enfermedad se entremezclan en un viaje al terror gótico, al de chupasangres de colmillos afilados y costumbres nocturnas, al succionador de alma y vida. Nos enfrentamos a un milenario vampiro de características un tanto especiales al que se deberán enfrentar un sacerdote poco ortodoxo, un mulato de gatillo fácil y un médico fiel a sus enfermos.

El libro comienza con un médico, Décimus Lenoir, encerrado en un psiquiátrico y un alienista, Augusto de la Orden, obsesionado con descubrir el origen de la locura de su paciente. Poco a poco irá averiguando como un doctor de buena posición consigue destruir todo lo que ha logrado por culpa de una extraña obsesión con lo paranormal.

EL siguiente comentario contiene SPOILERS.

La novela en sí entretiene  y poco más. Es cierto que toma un aspecto del vampirismo poco tratado hasta ahora: el vampiro infantil, pero cae en todos y cada uno de los tópicos típicos del género, a lo que añade un cierto tono satírico que no termina de convencerme. El uso de cierta jerga (no digo que mal utilizada, pero que sí resulta chocante) y cierto tono en los diálogos hace que me tome la novela más como un juego que como algo serio. Aún así entretiene y, en esta época, resulta ser una lectura ciertamente ligera de fácil digestión. Creo, porque así aparece en el ebook, que se trata del primer libro de una serie protagonizada por el doctor Lenoir.

Fin SPOILER.

No sé cual es la razón, pero el libro sólo está disponible en ebook. Podéis encontrarlo en la mayoría de tiendas online por un precio entre 3,50 y 3,99 €.

TPB – La condesa sangrienta, de Alejandra Pizarnik



SINOPSIS:

«Sentada en su trono, la condesa mira torturar y oye gritar. Sus viejas y horribles sirvientas son figuras silenciosas que traen fuego, cuchillos, agujas, atizadores; que torturan muchachas, que luego las entierran. Como el atizador o los cuchillos, esas viejas son instrumentos de una posesión. Esta sombría ceremonia tiene una sola espectadora silenciosa.»
Acusada del asesinato de seiscientas cincuenta jóvenes, Erzsebét Bathory es una de las criminales más siniestras de la Historia. En su castillo de los Cárpatos, a finales de siglo XVII, la condesa se cierne sobre sus víctimas para desangrarlas y conservar su juventud. Su leyenda maldita y fascinante pervive en el tiempo.
La condesa sangrienta es una de las composiciones clave de Alejandra Pizarnik, sus páginas construyen un retrato perturbador del sadismo y la locura que las estampas del artista Santiago Caruso recrea con admirable maestría.

TPB – La condesa sangrienta – Alejandra Pizarnik(r1.0)

Libro corto, muy corto, pero de una prosa poética realmente exquisita. Basado en la existencia de Erzsebét Bathory, Pizarnik se introduce en sus miedos y nos muestra como los exterioriza en forma de tortura hacia las jóvenes a las que atrae. Vuelca sus temores más humanos: la decadéncia, la pérdida de la juventud y la belleza, de la forma más inhumana posible: el libertinaje y el castigo hacia sus congéneres.

Adornado con las ilustraciones de Santiago Caruso, obras que muestran buena parte de la crudeza que Alejandra nos describe en sus textos bajo una máscara de surrealismo y terror.

Hay que ser muy hijo de puta


El mundo del cine ha bebido, desde los principios de su creación, de la literatura. Desde aquel Viaje a la Luna (Le Voyage dans la Lune, Georges Méliès, 1902), basado en De la Tierra a la Luna de Jules Verne, hasta las adaptaciones actuales (por ejemplo Mecanoscrito del segundo origen, en manos de Bigas Luna. ¡Qué miedo me da!), ambos mundos se han ido retroalimentando en una especie de simbiosis que en muchos casos ha sido realmente gratificante, hasta tal punto que en ocasiones es más fácil reconocer el nombre de la película que el del libro original. Seguro que muchos conocéis Blade Runner (Ridley Scott, 1982), pero algunos menos sabréis que el nombre original del libro es ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (Philip K. Dick); o a todos os sonará Desafío total (Paul Verhoeven, 1990), pero casi seguro que no teníais ni idea que el relato se llama Podemos recordarlo por usted al por mayor (Philip K. Dick). Claro que, todo sea dicho, cualquiera que haya leído estos libros o relatos y haya visto las películas sabrá que los parecidos entre original y adaptación son pura coincidencia.

Philip K. Dick debe ser uno de los autores que más relatos o novelas tiene versionados en la gran pantalla, pero estoy seguro que Stephen King le gana por goleada. Entre tantas obras que han sido adaptadas del maestro del terror, en 2007, Frank Darabont (Cadena perpetua, 1994), decidió realizar un relato de King llamado La niebla. La idea original fue más o menos respetada: un pueblo, un banco de niebla denso, ruidos y monstruos surgidos de ese manto lechoso y problemas interpersonales, pero el director y guionista decidió cambiar el final. La película en sí no llega ni a pasable, pero ese cambio en el desenlace consigue que la muy puta permanezca en la memoria de forma inquebrantable.

(Si quieres ver la película no leas lo siguiente)

Trama previa: un pueblo, una banco de niebla que lo cubre todo, un supermercado, ruidos y gruñidos surgidos de la niebla, monstruos asesinos,  gente encerrada en el super, conflictos y gente que huye del pueblo en coches…

Escenario: un vehículo detenido en medio del camino por falta de combustible. El exterior completamente blanco, sin visibilidad.

Personajes: (5) David (el protagonista), su hijo, una chica que ha conocido en el supermercado y una pareja de ancianos.

Objetos relevantes: una pistola con 4 balas.

… Después de que el coche se detenga y de que los ruidos externos sean constantes, los ocupantes del vehículo toman la decisión de suicidarse. Pero existe un problema: sólo hay cuatro balas. David  se “sacrifica” y va matando a los otros personajes, incluido su propio hijo. Completamente abatido y destrozado por lo ocurrido, decide acabar con su vida, sale del vehículo y comienza a gritar hacia la niebla, pidiendo que lo maten de una vez. En ese momento, comienza a oírse ruidos, la niebla se va despejando poco a poco y nuestro protagonista ve como por delante de sus ojos va pasando un convoy militar que va recogiendo supervivientes y eliminando los monstruos que van quedando. Un par de soldados se acercan a él para comprobar que se encuentra bien…

(Fin del spoiler)

Evidentemente, el desarrollo de la película y el final tienen algunos detalles más que hacen que sea aún más cabrón, pero ver ese desenlace pone los pelos de punta del mal rollo que da. En el relato original, la historia acaba de forma esperanzadora, algo inadecuado para mi gusto, cuando los ocupantes del vehículo escuchan por la radio del coche una emisión de radio, lo que supone un hilo de esperanza. Asi, leído, no resulta excesivamente convincente, así que os recomiendo verlo y disfrutarlo.

(Abajo tenéis un video de youtube con el final, está en portugués, creo, pero sólo con ver las imágenes se entiende bastante bien)

Prometheus o el fuego extinguido


Cartel PrometheusDirector: Ridley Scott

Título en VO: Prometheus

Intérpretes: Michael Fassbender, Noomi Rapace , Charlize Theron, Guy Pearce, Patrick Wilson, Idris Elba

País: USA

Año: 2012

Fecha de estreno: 03-08-2012

Duración: 123 min.

Género: Acción, Ciencia ficción, Terror

Guión: Damon Lindelof

Hace muchos años, casi 35, un guionista y un director (sin casi experiencia ninguno de los dos) crearon una de las películas de referencia de la Ciencia Ficción actual: Alien, el octavo pasajero (Alien, 1979). Sus nombres: Dan O’Bannon, el guionista, y Ridley Scott, el director. Dicha película marcó un hito al mezclar, en un solo film, los géneros de Ciencia Ficción y Terror. El éxito fue inmediato a pesar de los temores iniciales a que se convirtiera en un rotundo fracaso. Los avatares de aquella película podríamos narrarlos en otro artículo, pero hoy nos vamos a centrar en su (teórica) precuela.

Ante todo, indicar es que soy fan (muy fan) de la primera película de Alien, bastante fan de la segunda (Aliens, James Cameron, 1986), pero que ahí acabo. Ni la tercera, ni la cuarta, ni esos engendros de mezcladillo con el otro extraterrestre chungo me gustan. Es más, aborrezco de ellos. Resaltar también que, tras ver los trailers, tras rememorar la primera película por enésima vez, me había hecho ilusiones, muchas, y eso hizo que fuera de cabeza a verla el día del estreno.

Escena inical

3 de Agosto, 2012. 17:30 horas. Sólo. 8 euros, cargado de palomitas y Coca-cola. Móvil apagado (como suene alguno soy capaz de matar). Ojos como platos. Empieza el espectáculo… THE END

Si después de aparecer ese cartel (que ya no ponen, maldita sea la gracia), y tras el posterior encendido de las luces, alguien me hubiese preguntado qué me había parecido la película, probablemente lo único que le hubiera dicho es “¿Qué coño es ésto?”. El nivel de aturdimiento era tan grande que no hubiese podido decir nada más, absolutamente imposible. Afirmar que esa cosa era una precuela de Alien es el mayor sacrilegio que se puede cometer contra un amante de la Ciencia Ficción. Intentar digerir que Ridley Scott ha firmado semejante estupidez es muy difícil y complicado. Que un tío que ha creado el Alien original, que ha montado fotograma a fotograma esa joya llamada Blade Runner (1982), haya puesto su nombre en semejante bodrio es incomprensible para cualquier fanático del género.

(Lo que viene a continuación puede contener spoilers, herir sensibilidades y joderle la vida a más de uno. Avisados estáis)

Analicemos por partes, la historia, a grandes rasgos, es la misma del primer Alien con cuatro cosas cambiadas. El problema no sería mayor si el guión, su desarrollo, fuese bueno… pero es que no lo es. El guionista (o uno de ellos) fue uno de los creadores de Perdidos (Lost), aquella serie llena de engaños y trampas de los que al final ya no sabían ni como resolver la mitad de ellos. Pues bien, el tío ha debido creer que estaba haciendo un capítulo de Perdidos en el espacio (Lost in space), porque si no es imposible entender el batiburrillo de chorradas y memeces en que ha convertido la historia que intenta narrar, más propia de Bob Esponja que de una película de Ciencia Ficción.

El inico de la película parece un claro homenaje a 2001, una odisea espacial (2001, A space odissey, Stanley Kubrick, 1968), film del que Scott se declara gran admirador y a la que también recurre en otras partes del metraje. Tras los títulos iniciales, la película nos plantea la posible existencia de unos seres extraterrestres que han creado la humanidad y que nos han dejado un mensaje para que los encontremos. Todo esto queda corroborado y confirmado por siete coincidencias en diferentes muestras de arte antiguo (sí, sé que suena raro, pero es lo que hay). Por ello se monta una expedición privada con el fin de intentar alcanzar el planeta indicado y tomar contacto con dichos seres. Para intentar lograr el éxito de la expedición se contratan a los más granados científicos del momento, sin escatimar en gastos, así como los medios más sofisticados. Hasta este momento todo correcto, hemos visto en pantalla a un Michael Fassbender en su papel de androide “enamorado” del Peter O’Toole de Lawrence de Arabia (David Lean, 1962), que se dedica a estudiar viejas lenguas y a espiar en los sueños de los tripulantes hibernados. Hemos visto como estos se despiertan tras un sueño de dos años y hemos conocido a la jefa del chiringuito, Charlize Theron. Justo en ese momento empiezas a torcer la boca: aparece un Guy Pearce con un maquillaje que parece salido de La noche de los muertos vivientes (George A. Romero, 1968), y empiezas a no entender el por qué. ¿Tanto costaba contratar un actor mayor y no hacer semejante esperpento? El problema es que acabas olvidando eso, ese maquillaje se convierte en una nimiedad porque a partir de ese instante las idioteces se suceden una tras otra de forma vertiginosa y sin vaselina.

La nave consigue llegar sin problemas al planeta en cuestión y los científicos más fantásticos del planeta Tierra se convierten, de repente, en unos inconscientes púberes recién salidos de un colegio español tras los recortes en educación del gobierno de Mariano Rajoy. ¡¡Madre de Dios!! Y a ésto lo llaman Ciencia Ficción: científicos quitándose la escafandra en una atmósfera desconocida, geólogos capaces de crear un mapa tridimensional de su entorno y que se pierden dando vueltas por el mismo sitio una y otra vez (que sí, que el tío es punk y fuma maría, coño, pero ni por esas), biólogos que pretenden hacerle cosquillas a una serpiente extraterrestre… Y así, como diría Buzz Lightyear: “hasta el infinito y más allá“. Hubiese pagado por tener un espejo delante de mi rostro y ver las caras de alucine que estaba poniendo en esos momentos. Mi cerebro no se lo podía creer. Pero lo realmente jodido es que tonterías de esas hubo más, muchas más. Lo contado hasta aquí sólo supone el primer tercio de película, aproximadamente. Imaginaos el resto. Pero, probablemente, lo que más me indignó fue el tufillo a Creacionismo que flota en el ambiente de toda la película, algo muy coherente con la ciencia real y, por supuesto, con la Ciencia Ficción, y el reiterado encuadre sobre el colgante en forma de cruz que lleva la protagonista, Noomi Rapace. Supongo que será un guiño a todos los radicales ultraconservadores cristianos que hay repartidos por territorio USA, pero vete a saber.

Del resto de la película, por no estropearle nada más a nadie, volver a destacar que los esperpentos se siguen sucediendo uno detrás de otro, a cual más gordo. Insinuaré sólo unos más, en la nave existe una especie de cápsula médica capaz de realizar intervenciones quirúrgicas. Sólo existen unas pocas en el mundo y, por supuesto, valen un pastón. En un momento dado del film, la protagonista debe usarla de forma urgente y… ¡TACHÁN! no puede usarla porque la máquina está capada, sólo puede usarla una parte de la especie humana. ¿No me digáis que el guionista no es un putísimo genio? Y ahora una pregunta ¿Conocéis algún virus, bacteria o bichito cabezón e hijo de puta que a cada huésped invadido le afecte de una forma completamente diferente? Ahí lo dejo.

(Fin de los spoilers)

Respecto al reparto, solamente destacar a Fassbender y Theron. El primero porque consigue que creas que es un androide, aunque no entiendas por qué hace la mitad de las cosas, y la segunda porque o bien clava su interpretación o bien le pone tan pocas ganas que, sin quererlo, lo borda. No termino de tenerlo claro. El resto son todos más planos que una tabla de planchar, estereotipados, aburridos e intrascendentes. Nada que ver con el primer Alien en el que te da lástima que muera cualquiera de los personajes.

En cuanto a la parte técnica, la fotografía es absolutamente genial, todo sea dicho, muy en la línea de Ridley. Una imágenes iniciales espectaculares en Islandia y unas panorámicas realmente buenas en el planeta alienígena. Los efectos especiales están muy logrados y perfectamente encajados. En cuanto a la música, me resultó completamente insustancial y, por momentos, mal planteada o mal situada. Como puesta allí deprisa, sin pararse a pensar donde encajaba mejor. La escenografía (en las zonas pertenecientes al planeta extraterrestre) sigue la línea de las anteriores con diseños que continúan rememorando los originales de H. R. Giger. Respecto a la nave Prometheus, a mí sus interiores me recordaban más a la Discovery 1 (2001, una odisea espacial) que a la Nostromo de Alien.

El Space jockey de Giger

Respecto a si recomiendo verla: pues depende. Si eres un fan acérrimo de Alien o de la CI-FI, directamente NO VAYAS A VERLA. Si vas al cine y te da lo mismo ver una película de Luis Buñuel que una de Steven Seagal, o eres un amante de la fotografía paisajística, pues NO TE LA PIERDAS, seguro que le encuentras cosas buenas y todo.

Ah, una cosa que se me olvidaba, Alien hemos dicho que era una película de Ciencia Ficción y Terror. De Prometheus ya he comentado que es una Ciencia Ficción falsa, bueno pues el Terror no lo esperéis demasiado porque tampoco hay. Rizando el rizo, por no haber no hay ni acción. What the fuck??? Espero que a Scott el chiste le haya salido rentable, porque a mí no me ha hecho ni puta gracia.

Un saludo y buenas noches.

PD: En 2013 habrá Prometheus II, que no me esperen.