Aclarando pequeñas dudas


La gente me pregunta y yo intento responder:

1.- Las altas en el foro no las controlo yo. Yo me limito a dar el aviso, si se activan o no depende de: el administrador y de que otros editores den su voto a favor (porque les suene o conozcan al nuevo usuario). Si no están activas vuestras cuentas yo poco o nada puedo hacer.

2.- No se puede dar de alta nadie en la web, está en fase beta, probando y programando, así que de  momento no hay nada.

3.- Existen varias propuestas sobre el alojamiento, además de la que comenté aquí, posteriormente, han aparecido otras propuestas. Se están debatiendo, intentando concretar las condiciones, sopesando y demás cosas. De momento no hay nada definitivo y menos teniendo en cuenta que la web aún no está acabada.

4.- Ya hay plantilla epublibre definitiva.

5.- Yo estoy más impaciente que vosotros pero poco más puedo decir.

Un saludo

American gods – Neil Gaiman


American gods

Sinopsis:

American Gods, es el relato de una guerra: un conflicto a muerte entre los viejos dioses (dioses de panteones más o menos conocidos como el nórdico o el egipcio, junto a multitud de dioses y héroes de lo más oscuro) y los nuevos: la televisión, la informática, etc.

Dicho conflicto es visto a través de los ojos del protagonista: Sombra, un exconvicto que es reclutado por el Sr. Wednesday (Odín) como chico de los recados en una gira por América en busca de los antiguos dioses, reclutándolos para la inminente batalla. Las bases del conflicto parecen claras: los nuevos dioses mediáticos han desplazado a los antiguos, que no reciben la adoración suficiente (el alimento de los dioses) y deben vivir de las migajas. Así, en lugar de seres poderosos, la mayoría de los dioses con los que Sombra se cruza son personas ancianas, decrépitas, que recuerdan un pasado mejor, un pasado en el que recibían adoración y sacrificios.

Novela que lo tiene todo para ser disfrutada: una especie de roadmovie por todo el mapa de Estados Unidos, dioses en plena lucha de poder, trama en continuo movimiento, aspectos de fantasía que sugieren escenarios oníricos pero que, sin embargo, termina por no llenar. Y sigo sin entender el porqué, aunque creo tener una idea bastante clara.

Por partes, esta obra ganó en 2002 todos los premios de Fantasía y Ciencia Ficción habidos y por haber:

  • Hugo
  • Nébula
  • Bram Stoker
  • Locus

Esto, por sí sólo, demuestra que el libro no es malo, al menos no debería serlo. De hecho, estoy convencido que no lo es. Como también es cierto que viendo el listado de nominados de aquel año igual la cosa queda más diáfana: prácticamente no tuvo oposición. Entonces, ¿cuál es la razón para que todo lo que promete en un principio no consiga enganchar al lector y hacerle disfrutar hasta la última página? No lo sé, probablemente que el protagonista parezca un mero espectador que se deja llevar sin saber adónde, o el hecho de que los personajes aparezcan y desaparezcan a lo largo del libro sin una profundización que sería muy de agradecer. O, para mí la principal causa, que la traducción de la edición del 2003, de Norma, sea tan chapucera que haga imposible entender algunos pasajes del libro. O todo a la vez. El caso es que se queda en un buen libro sin más.

Recomendaría la lectura a todos los amantes de la mitología mundial, al resto no lo termino de ver claro porque ése es su principal aliciente: el carrusel de dioses, seres mitológicos o fantásticos que, en mayor o menor medida, fueron llevados por los emigrantes hacia tierras de América a lo largo de los siglos. Pero es un repaso somero, sin profundidad, y en el que se echan de menos algunos dioses. Y es que no queda definido cual es el baremo usado por Gaiman para incluir a dioses de las mitologías europea, asiática o africana y no incluir a los propios dioses americanos, tanto de Norte como de Sudamérica, así como a Dios o Alá. Sólo Neil lo sabe.

PD: La edición conmemorativa del 10º aniversario ha sido ampliada en unas 12.000 palabras y la traducción se ha rehecho desde cero, con lo que supongo que tendrá una mayor calidad. Vaya usted a saber.

PD2:  HBO está preparando una serie basada en la novela. Conociendo la calidad de HBO debe merecer la pena, seguro.

La “puta” generación Kindle


No, no me refiero a la gente incluida bajo esa definición, me refiero a la definición en sí. Parece que todos los lectores electrónicos sean Kindle, al estilo de todas las consolas son Plays, y que todos los autores noveles autoeditados, a los que las editoriales le dieron la espalda como a cualquier mendigo en la puerta del Club Bilderberg, tengan que vender en la tienda del Kindle por narices. Pues no, ni siquiera muchos de esos autores comenzaron vendiendo en Amazon (ni usaron el formato nativo del Kindle) si no que regalaban sus obras por Internet a quien quisiera leerlos, o los vendían en sus propias webs. Hasta que vino un listo (una lista en este caso) y sacó el nombrecito de marras. ¿Tanto costaba llamarlos “La generación autoeditada” o “La generación ebook“? No, tenía que ser “La puta generación Kindle“. ¿Qué pasa que los que tenemos un SONY, un Papyre, un BQ o un Kobo, por poner ejemplos de otros lectores, no existimos?

Otra cosa sería ya entrar en calidades literarias. Es cierto que muchos de ellos cuentan historias con un cierto interés, pero la mayoría pecan de no tener un corrector/editor detrás que elimine todas esas expresiones y clichés que todos solemos repetir invariablemente en nuestros escritos. No es una limitación, por supuesto, pero sí hace que la lectura no sea tan agradable como el lector (y, seguramente, el propio autor) desearía. Eso no quita que los amigos Bruno Nievas o Armando Rodera se hayan ido haciendo un hueco, al igual que Marta Querol (que además es de la terreta), con sus novelas entre los lectores electrónicos. Recomendables todos ellos no sólo por las obras en sí, si no por el esfuerzo y las ganas de ser leídos. Compañeros en Twitter o en el foro Lectoreselectronicos, siempre dispuestos a comentar sus obras o cualquier otro tema que se os ocurra. Repito, tienen sus carencias, pero también es cierto que todo se lo han currado ellos y merecen el mayor de los aplausos. Todos ellos están disponibles en Amazon, por si queréis echarles un vistazo. Sin DRM, creo recordar, por lo que no es difícil convertir a otros formatos.

¿Es todo lo escrito por los autores de esta generación recomendable? No, por supuesto. Llevo bastante tiempo leyendo obras de Amazon (u otras librerías) de carácter autopublicado y, al igual que te encuentras buenas historias y pequeñas joyas (como Los senderos ocultos de los dioses, de Hilario Gómez Saafigueroa; o Las vírgenes necias, de Carlos Segovia), también hay mucha mierda disfrazada de libro. Y en ésto creo que Amazon, y el resto de librerías virtuales, deberían cuidar un poco más el producto que venden antes de que le gente deje de apoyar a estos autores.

PD: Esperamos la nueva, Bruno 😉